Cómo meditar


Nuestras mentes están constantemente en movimiento, siempre  de un pensamiento a otro, de una emoción a otra.
Para establecer contacto con nuestra inteligencia interior y quitar todo aquello que nos aleja,  es necesario encontrar un camino que deje paso y claridad para llegar a ella.
Es imposible avanzar a través de esta barrera que son el vaivén de los pensamientos. Es como si un día de niebla intensa queremos cruzar la calle, será imposible hasta que ésta se disipe.
Cuando estamos tranquilos y en paz, encontramos momentos de silencios,  hay que aprovecharlos porque son los claros que nos permiten  conectar con nuestro interior y ayuda a que nuestra conciencia se expanda.

La Meditación nos ayuda a dejar de pensar, dejar que la niebla pase y podamos mirar hacia adentro.  Quizás  las primeras veces nos cueste y nos sintamos frustados, pero es lo más normal, la practica asidua nos ayudará a ese encuentro con nuestro yo interior.

Para empezar podemos iniciarnos concentrándonos en algo concreto, la llama de una vela, nuestra propia respiración, una música suave o de la naturaleza, quizás un punto en la pared, atención a la postura corporal.  Todo ello hay que hacerlo sin forzarse, sólo buscando siempre la quietud.
Para iniciar la meditación, lo primero que debemos hacer es buscar una posición cómoda, preferiblemente sentados en una silla o directamente en el suelo con un cojin. Acostados en una colchoneta con los pies ligeramente  separados y los brazos a lo largo del cuerpo (savasana) corremos el riesgo de quedarnos dormidos, así que es preferible dejarlo para cuando dominemos bien la técnica de meditar.
Bien, continuemos:

-nos sentamos en una silla, apoyamos bien las  plantas de los pies en el suelo,

-ponemos nuestras manos sobre nuestro regazo o sobre los muslos con las manos abiertas y las palmas dirigidas hacia arriba,

-Cerramos los ojos y vamos centrarnos en nuestra respiración,

-Observamos sin corregir, ni modificar como entra y sale el aíre  por nuestras fosas nasales,

-Observamos como poco a poco la respiración se vuelve más lenta, también si es profunda o superficial, prestamos atención al breve instante en que está se detiene,

-Vamos tomando conciencia de los cambios y si vemos que nos desviamos por algún ruido, quizás por sensaciones de nuestro  cuerpo o porque algún pensamiento aparece, no nos agobiemos, volvemos a centrarnos  en la  respiración y continuamos.

-El tiempo es bueno empezar por ejemplo por 10 minutos e ir progresivamente aumentando

Está meditación es muy sencilla, una vez que ya la practicamos bien podemos añadir mantras y  cuencos que ayudan con sus vibraciones a remover nuestra energías.

qué es meditar

Meditación

Meditación

Meditación sentada

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en EL PLACER DE MEDITAR y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo meditar

  1. Llevo haciendo meditación muchos años, me sirve incluso cuando me van a hacer una prueba médica que quizás sea dolorosa.

    Abrazos.

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .