Sesshin Iniciación al zen.


El término, sesshin significa “búsqueda del corazón”. En la tradición del budismo zen, la palabra Sesshin se refiere a un período aproximado de una semana, durante el cual  se practica intensamente el zazen, (concentración sentado), el silencio, el trabajo manual, etc. Normalmente, el sesshin se practica en algún Monasterio Zen o en algún otro lugar acomodado para este ejercicio: cinco horas de zazen cada día, entrecortadas por alguna conferencia o instrucción, paseo en silencio, trabajo en el jardín, etc.

 El Sesshin puede entenderse también como un “Recogimiento del espíritu”. El hombre y la mujer de hoy se queja de agitación, de ansiedad, de vacío… Muchos han encontrado en el zen una respuesta al problema del sufrimiento y de la vida.

                Mientras que occidente busca la verdad pensando, dialogando,  discutiendo, el zen, cree en el silencio como puerta privilegiada para la iluminación. El secreto del zen consiste en sentarse, simplemente, sin una meta concreta, sin ansiedad, sin prisas, sin propósitos, aquí y ahora.

                Una máxima china dice: “cuando las aguas se serenan, hasta en las aguas turbias se reflejan las estrella”.

Los tres pilares del zen son:

la recta postura corporal,

la recta respiración,

la recta actitud

que buscan, precisamente, ese efecto de aquietamiento y serenidad a nivel corporal, afectivo y mental.

La serenidad y la apertura interior ofrecen la posibilidad de vislumbrar y acercarse al fondo mismo del ser, a lo que el zen llama la budeidad. Para el zen, “Todos somos Budas, perfectos; pero debido a un modo equivocado de pensar no logramos percibirlo”.

                  El zen nos habla de una realidad última que está en todo, que es todo, pero que está mas allá de todo concepto, porque no cabe en ningún concepto. Es una “realidad velada”, tan real como esta que vemos y tocamos, pero que solo se alcanza con el silencio; el zen cree que en el fondo del ser humano, agitado por las ansias, los deseos y las preocupaciones y conceptos, se oculta una luz que es felicidad, amor, energía.. El zen intenta ponernos en contacto con esta realidad interior soterrada. Todos los místicos han insistido en este mismo silencio donde se hace presente la serenidad,  la luz, la paz, la PRESENCIA.

 practica del zen

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en EL PLACER DE MEDITAR y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s