Reflexión al evangelio de S. Mateo 4,12-23 – III T. Ordinario – Ciclo A – Infancia Misionera


Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que habla dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.» Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.»
Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo. Palabra del Señor

buenanoticia

Celebramos hoy el día de la infancia misionera, día de protagonismo para los niños que construirán el futuro de la humanidad. Para ello, los mayores, sus padres o  educadores, debemos hacerles ver que no se puede dejar abandonado a aquellos otros niños que nacieron en sitios diferentes con circunstancias adversas porque también ellos son hijos de Dios y hermanos nuestros. Estos niños crecerán y en ellos se tiene que reflejar la transparencia del evangelio para que en el futuro el mundo sea más justo, equilibrado y un verdadero jardín de paz.

En el evangelio de hoy nos encontramos como los hijos del Zebedeo escuchan la llamada de Jesús, que los invita a ser pescadores de hombres, anunciadores la Palabra de Dios por todas partes, como hace el mismo Jesús.

También, nosotros hoy, debemos anunciar a Jesús, ser portadores ante una sociedad cada vez más alejada del Evangelio y de la Iglesia del regalo de la Buena Noticia de Jesús.

Cuando descubrimos lo mismo que aquellos hombres que dejaron la pesca paras seguirlo, somos los dueños de nuestra vida, encontramos la energía para vivir sin esclavitud, la libertad y el amor para vivir y compartir, nos hacemos más cercanos y acogedores con los marginados y desprotegidos de la sociedad.

La mejor forma de transmitir el amor de Dios es sentirlo,  vivirlo y celebrar que ya estamos salvados. Una vez que hayamos tomado conciencia de ello no  quedarnos para nosotros el hallazgo, sino compartirlo con alegría y vitalidad.

¡Buena semana, sean felices!

feliz fin de semana

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s