Quejarse


Las personas somos quejicas, nos gusta quejarnos. La queja nos ayuda a quitar estrés, hace que descarguemos nuestra frustración y logremos encontrar la energía que necesitamos para afrontar los problemas.

Este tipo de queja es beneficiosa, pero puede convertirse también en un problema.

Para saber distinguir entre una y otra sólo necesitamos caer en la cuenta de como funciona nuestro pensamiento, y aplicarlo a los problemas que surjan.

  1. Todas las penas no son iguales, esto debemos tenerlo muy presente. No es lo mismo quejarnos porque hemos perdido el trabajo, que quejarnos porque se nos ha quemado la  comida. Las dos cosas hacen que nos alteremos. Pero emocionalmente no es lo mismo. Así que debemos aprender a distinguir como nos sentimos en cada situación, es la mejor forma de no equivocarnos.
  2. La queja es un recurso pero debemos conocer como funciona. Si estamos emocionalmente alterados y aparece un problema con alguién nuestra reacción será fuerte e incluso exagerada.  Sin embargo si sabemos focalizar la queja de forma superflua no tendremos tensión y esto hará que no choquemos con la otra persona. Creemos que es negativo exagerar nuestra queja, pero en realidad no. Es bueno descargar nuestro genio en algo banal y no llevar más lejos de la cuenta el malestar.Es bueno que aprendamos a desconectar, aunque no siempre lo logramos. Pero quejarnos en voz alta ayuda a soltar aunque estemos sólo  y es bueno porque así llega la hora de irnos a dormir lo lograremos, mientras que si nos vamos con la carga no conseguiremos dormir o lo haremos mal.
  3. Quejarse no debe convertirse en un hábito, no utilizarlo siempre. Debemos aprender a aceptar las cosas y cambiar las que podamos. Buscar alternativas que nos ayuden a manejar nuestras emociones y sentimientos ante la adversidad.
  4. Trabajarse. Nos toca reeducarnos, aprender a vivir a pesar de que las cosas no son como quisieramos. Esto no es fácil, es cuestión de tesón, de aprender a soltar y sobre todo paciencia para tener autocontrol. Deberíamos aprender a ser agradecidos porque nuestras quejas muchas veces son supérfluas.

quejas

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s