Ejercicios de respiración


Esta semana vamos a practicar otros dos ejercicios de respiración.

El primer ejercicio es de  Respiración clavicular

Nos ponemos en posición Savasana en el suelo con esterilla o en la cama.

Ahora nuestra atención la pondremos en la parte superior de los pulmones y en las clavículas, colocamos una mano en el pecho y la otra en el abdomen, inspiramos por la nariz pausadamente y profundamente, retenemos contando hasta tres y soltamos pausadamente por la nariz. Debemos notar como se mueven nuestras clavículas y la parte superior del tórax y se quedan quieto el abdomen y el pecho.

Presta atención y observa como con este tipo de respiración recibimos menos oxigeno, por lo tanto es una respiración pobre. Esta es la respiración que solemos tener ante momentos de ansiedad o preocupación excesiva.

 

Música suave

 

En este segundo ejercicio vamos a practicar la Respiración completa o yoguica

Seguimos en posición Savasana,  también podemos hacerlo sentad@s en una silla,  y trabajamos la Respiración completa que es la unión de los tres tipos de respiración que hemos practicado entre la semana pasada y esta: Respiración abdominal o diafragmática, Respiración costal o torácica y Respiración clavicular.

Inspiramos suavemente y profundamente por la nariz, sin forzar, sentimos como nuestro abdomen, nuestro tórax y clavículas se llenan de aíre, retenemos el aíre al igual que en los otros ejercicios contando hasta tres y espiramos lenta y suavemente, sintiendo como el aire va saliendo y vaciando nuestro abdomen, tórax y clavículas. Pero siempre sin forzar.

Si sentimos mareo o vértigo, nos ponemos de lado y nos quedamos descansando y dejamos el ejercicio, si nos hemos hiperventilado, nos pondremos una bolsa de plástico entre nariz y la boca para ayudarnos.  Lo que conseguimos al poner la bolsa es  aumentarnos la cantidad de CO2 inspirado. Ya que cada vez que respiramos (inspiramos y espiramos) la cantidad de O2 de la bolsa disminuye porque lo capta y la de CO2 aumenta porque lo libera en ésta. Aumentando así los niveles de CO2 en sangre y corrigiendo la alcalosis.

Una bolsa pequeña será difícil de colocar pero aumentará rápidamente los niveles de CO2 en sangre, mientras que una bolsa grande será más fácil de colocar y tardará algo más en aumentar los niveles de CO2. Hay que tener cuidado también de  no estar mucho tiempo seguido respirando de la bolsa, retirándola a intervalos de tiempo breves, para que volvamos a respirar aire fresco. Mantendremos este procedimiento hasta que el ataque desaparezca.

Es bueno que este ejercicio lo efectuemos durante unos treinta minutos y un par de veces al día, porque los beneficios que nos aporta son muy buenos para nuestro cuerpo:

-mejora el funcionamiento de todos nuestros órganos internos

-mejora el estrés y la depresión

-disminuye el cansancio y la fatiga

-aumenta la capacidad pulmonar

-un ejercicio muy útil para asmáticos

-mejora las digestiones

-suaviza el ritmo cardiaco

-relaja y armoniza cuerpo y mente

-fluye mejor la sangre

-Su practica continuada masajea todo el cuerpo.

 

Unos minutos de silencio y ahora compartimos nuestra experiencia.

PICT0045

 

 

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en EL PLACER DE MEDITAR y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .