El ayudante de la granja


Un joven se presento a la selección para  trabajar en una granja, el dueño le preguntó sobre sus estudios, el joven dijo: “Puedo dormir cuando el viento sopla”. EL granjero se sorprendió por la respuesta y decidió darle el empleo al joven.

Días después, el granjero y su familia se despertaron por una gran tormenta. Salieron para revisar si todo estaba preparado para aguantar la tormenta. Revisaron toda la granja, las herramientas estaban todas en sus cajas bien cerradas, el tractor guardado en el garaje, el granero ordenado y cerrado con llave, lo animales calmados y bien protegidos.  Todo estaba perfectamente.

 

Un joven aplicó para un empleo de obrero en una granja. Cuando el granjero le preguntó sobre sus calificaciones, él dijo: “Puedo dormir cuando el viento sopla”. Esto sorprendió al granjero. Pero como le cayó bien el joven, lo empleó.

Se asomó por la ventana donde vivía el empleado y observo como este dormía plácidamente.

El dueño de la granja comprendió en aquel momento las palabras del joven contratado: “Puedo dormir cuando el viento sopla”. 

imagesCAHGO9H8

 

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .