ESCUCHA Y ABRE TU CORAZÓN AL EVANGELIO: SEGÚN SAN JUAN 10, 1-10 – IV DOMINGO DE PASCUA -CICLO A


JESUS PUERTA ABIERTA A LA VIDA

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre

a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños». Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de

qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante».

Palabra del Señor

Estamos en el IV domingo de Pascua y seguimos viviendo una realidad que nos ha descolocado en todos los sentidos, y también en el sentido de la fe.

No terminamos de asimilar y comprender lo que está pasando a nivel mundial y de forma particular en nuestro entorno más cercano.

Ante tanto dolor e incertidumbre el Evangelio nos presenta hoy al Buen Pastor y nos dice que no estamos solos, que Dios no nos ha abandonado, que nos conoce, que le importamos, que conoce nuestro nombre, nuestras incertidumbres y dolores.

Jesús ¡Vive! Lo estamos viendo en estas duras semanas, vive en aquellas personas que están trabajando y exponiendo su vida para ayudar al resto de hermanos; en ellos podemos ver la mano de Dios que nos cuida y protege. Tal vez pensemos ¿cómo nos protege? Con la cantidad de personas que han partido y el dolor de las familias tan inmenso al no poder acompañarlos. 

Quizás, nos cueste entenderlo, pero Dios también sufre el dolor de la pérdida de sus hijos, sufre y acompaña a esas familias rotas por la separación y el no poder acompañar al ser querido. 

Dios tiene siempre sus brazos abierto para acogernos, mitigar nuestro dolor y darnos la paz de Espíritu que necesitamos.

Hoy también celebramos la jornada mundial de oración por las vocaciones.

Buena semana a todos y seamos responsables con los horarios.

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .