Reflexión al Evangelio según S. Marcos 10, 2-16 -XXVII T-Ordinario -Ciclo B


En aquel tiempo, se acercaron unos fariseos y le preguntaron a Jesús para ponerlo a prueba: –¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?

Él les replicó: –¿Qué os ha mandado Moisés?

Contestaron: –Moisés permitió divorciarse dándole a la mujer un acta de repudio.

Jesús les dijo:

–Por vuestra terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo:

–Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.

Le presentaron unos niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban.

Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo:

–Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis; de los que son como ellos es el Reino de Dios. Os aseguro que el que no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él.

Y los abrazaba y los bendecía imponiéndoles las manos.

Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

Dios no nos ha creado para vivir en soledad, sino en relación, en compañía, hombre-mujer-naturaleza.  Pero los hombres en muchas ocasiones hacemos que ese vínculo de unión fracase y no vivamos de acuerdo con los planes de Dios.

Los fariseos quieren poner a Jesús contra las cuerdas y por eso le preguntan: -Maestro ¿Es lícito que el varón se divorcie de su mujer?. Tenemos que ponernos en el contexto histórico, la mujer era totalmente esclava del varón y el divorcio no es como lo conocemos hoy.

La ley totalmente favorecía al varón, por eso Moisés ante la cruda realidad y la dureza de corazón da permiso de repudio.

Pero Jesús sólo desea la felicidad del ser humano, nunca la infelicidad, porque comprende que el proyecto de Dios es un proyecto de amor, dónde no cabe el odio, la envidia, los egoísmos, sino ser iguales en dignidad. Lo contrario es cerrar nuestro corazón y alejarnos de ese proyecto liberador. Por ello, debemos ser como niños sencillos y agradecidos acogiendo la Palabra de Dios para entrar en el Reino de los cielos que es la salvación.

BUENA SEMANA A TODOS

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reflexión al Evangelio según S. Marcos 10, 2-16 -XXVII T-Ordinario -Ciclo B

  1. Daniela dijo:

    Muchísimas gracias me servio mucho para la tarea de mi hija les agradecemos

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .