Reflexión al Evangelio según S. Marcos 7, 1-8a -14-15.21-23 -XXII T. Ordinario .Ciclo B


Después de varios domingo hablando del Pan de Vida con el Evangelio de  San Juan, retomamos el Evangelio de San Marcos, que nos guíaen este año litúrgico.

separador

En aquel tiempo se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos letrados de Jerusalén y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras (es decir, sin lavarse las manos).

(Los fariseos, como los demás judíos no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y al volver de la plaza no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas.)

Según eso, los fariseos y los letrados preguntaron a Jesús:

–¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen tus discípulos la tradición de los mayores?

Él les contestó:

–Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:

Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.

Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.

En otra ocasión llamó Jesús a la gente y les dijo:

–Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro del corazón del hombre salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.

Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

El Evangelio de hoy, nos recuerda, que en todo lo que hagamos pongamos nuestro corazón, que no nos engañemos, ni hagamos las cosas por hacer, como hacían los escribas y fariseos.

No podemos dejar que la palabra de Dios se arrincone para en su lugar poner la palabra humana, las costumbres o la tradición, porque entonces lo que hacemos es alejarnos de lo que Dios quiere de nosotros.

Jesús no quiere ningún tipo de manipulación, de engaño, sino que tengamos un corazón noble, puro, abierto, amoroso, cercano, acogedor.

No nos está diciendo Jesús que no cumplamos las leyes, sino que nunca olvidemos que están hechas para la libertad del hombre, no para esclavizarlo, para su crecimiento y no para que quede estancado.

“Lavarse las manos”, si, por supuesto, pero no olvidemos que lo impuro no nos entra de afuera, sino que sale de nuestro interior, por ello, es importante que revisemos como es nuestra fe, como la vivimos y como la demostramos en lo cotidiano.

La palabra de Dios debe llevarnos a la libertad, a la felicidad, porque Dios es eso amor genuino que libera nuestras conciencias y nuestras vidas, sino, no estamos viviendo una fe con corazón abierto y misericordioso.

Buena semana a todos

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .