Reflexión evangelio de S. Juan 1, 29-34 -II T. ORDINARIO -CICLO A


En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquél de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel». Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo”. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios». Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

El Bautismo en tiempos de Juan se hacia por inmersión de las personas en el agua del río Jordán, pero Cristo tiene un Bautismo diferente porque en Él se posa el espíritu de Dios. A Juan Bautista le cuesta reconocer al Mesías, pero cuando se da cuenta su alegría es tan inmensa que lo comunica a todos, no se lo calla.
Nosotros tenemos la suerte de conocer al Jesús, de reconocer en Él al hijo de Dios, pero al contrario que Juan no lo proclamamos, sino que nos callamos como si nos diese vergüenza reconocer que somos sus seguidores.
Reflexionemos como ha sido nuestro encuentro personal con Él, si realmente ha cambiado algo en nosotros o es un seguimiento por cumplir con nuestra familia que un día pidió el Bautismo para nosotros.
El encuentro con ÉL debe generar en nosotros un cambio radical, ser más humanos con nuestros semejantes, ser anunciadores de la su Palabra. Jesús no es un maestro cualquiera, Él quiere que todos seamos felices y mejores personas, pero hay que tener presente que vivir tratando de seguir sus pasos genera problemas porque todos buscamos nuestro bien y no queremos complicaciones.
Tenemos que aprender a dejar que el espíritu nos guíe, nos enamore para que se produzca el cambio que necesitamos en nuestro interior, sólo así seremos capaces de gritar: Jesús es el Mesías, el Cordero de Dios que trajo la salvación a la humanidad.

0_87818_fc4bae4a_l

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Reflexión evangelio de S. Juan 1, 29-34 -II T. ORDINARIO -CICLO A

  1. gracias por compartir

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s