Reflexión al Evangelio San Lucas 19, 1-10 – XXXI T.Ordinario .CIclo C


En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más». Jesús le contestó: «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido». Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

El evangelio hoy hace una mención especial al dinero y a la transformación.

Jesús atravesaba la ciudad de Jericó, Zaqueo, un hombre rico, pero de baja estatura, quiere ver a Jesús, para ello se sube a un árbol.

¿Por qué querrá ver a Jesús un hombre que aparentemente tiene de todo? ¿Sentirá en su interior que algo le falta?

Jesús que conoce nuestras necesidades, ve a Zaqueo y le dice que baje. Jesús sabe lo que Zaqueo necesita. Zaqueo baja y se encuentra con el Maestro.

El encuentro con Jesús hace que Zaqueo se transforme, que sienta lo que es la felicidad, la cercanía, la acogida y el amor. Desde ese momento movido por su fe en Jesús su vida da un giro, un cambio, a partir de ahora el dinero no será lo más importante en su vida, sino el amor al Maestro.  Desde ese momento practica la honradez con las demás personas a las que devuelve el dinero que antes les cobro en demasía.

El dinero es necesario para el sustento, pero no podemos hacer de él un dios, porque Dios sólo hay uno.

No cerremos la puerta a la salvación, cambiemos nuestra forma de vida, aumentemos nuestra fe en Cristo y como Zaqueo dejémonos  transformar, porque Jesús también nos busca a nosotros igual que buscó a Zaqueo.

0_87818_fc4bae4a_l

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s