Reflexión al evangelio de San Lucas 18, 9-14 – XXX -T. Ordinario Ciclo C


En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: “Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.”
El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador. ”
Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

Las personas que practicamos nos creemos mejores que los demás y no es así, por eso Jesús en el evangelio nos trae a dos personas distintas ¿A cuál nos parecemos nosotros?
El fariseo es el que practica y cumple a raja tabla. Se cree mejor, se siente seguro de su fe y de su practica en el templo, ora pero nunca se para a dar gracias.
El otro es un publicano, una persona mal vista porque recauda dinero, es odiado por todas las personas. Sin embargo, su oración es diferente; pide perdón a Dios porque se sabe pecador y pide misericordia al Señor porque sabe que Él tiene compasión para con sus hijos. No tiene nada que ofrecer pero está dispuesto a recibir el perdón, la misericordia y el amor del Padre. Es una oración auténtica, una oración que sale de su corazón,
Vemos dos actitudes diferentes, el primero, se cree mejor porque que cumple con la ley y tiene la certeza de que Dios le da todo porque se lo merece, el segundo en cambio reconoce su falta y pide el perdón.
Apliquémonos esta parábola y veamos con cuál de las dos actitudes nos identificamos más.
El Señor sólo nos pide que nuestra oración salga del corazón, que sepamos agradecer lo mucho que nos da y que seamos capaz de compartir con nuestros hermanos.
0_87818_fc4bae4a_l

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s