Reflexión al evangelio según S. Lucas 9,18-24-XII T. Ordinario -Ciclo C


Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?» Ellos contestaron: «Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas». Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro tomó la palabra y dijo: «El Mesías de Dios». Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día». Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará». Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

La pregunta que hizo Jesús a sus discípulos, nos viene bien a nosotros hoy. ¿Quién soy yo para ti?
La respuesta a esta pregunta debe ser sincera porque de ella depende nuestra adhesión al seguimiento de Jesús. Pedro lo tuvo muy claro, pero ¿nosotros lo tenemos tan claro?
No vivimos unos momentos precisamente fáciles y llenos de paz, más bien lo contrario, todo parece estar desmadrado, la paz aunque se habla mucho de ella está ausente en muchos lugares del mundo e incluso de nuestro entorno más próximo.
Contestar a Jesús la pregunta es un compromiso de amor, de gratuidad, de trabajar para que las cosas cambien a mejor, donde la paz no sea una utopía sino  signo del amor que nos tenemos los hijos de Dios.
Pero, si anteponemos el dinero, el poder y la falta de amor en lugar de trabajar buscando el bien común, será difícil responder a esta pregunta, porque Jesús amo a sus semejantes hasta dejar lo más preciado que todo ser humano tiene: la vida.
No podemos responder esta pregunta si siguen muriendo hermanos por culpa de los intereses creados, mientras haya personas sin vivienda y trabajo digno, mientras no respetemos la creación que nos fue dada para vivir, pero también para cuidarla.
Como cristianos debemos vivir el camino individual y comunitario buscando la reconciliación y la misericordia como hizo Jesús en su vida terrenal y así descubriremos quién es Él y que significa en nuestra vida
¡¡¡Feliz semana!!!

inicio-de-semana_041

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s