Reflexión al evangelio de S. Lucas 9,11b-17 – Festividad del Corpus – Ciclo C


En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado». Él les contestó: «Dadles vosotros de comer». Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío». Porque eran unos cinco mil hombres. Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta». Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos. Palabra del Señor

buenanoticia1 (1)

Sólo con cinco panes y dos peces el evangelio de hoy nos recuerda como muchas personas pudieron comer. ¿cuántas personas hoy no tienen ni un trozo de pan para llevarse a la boca?
El Evangelio nos está zarandeando a todos por igual, no es justo que haya personas pasando hambre, cuando otro tiramos la comida. Somos egoístas, no queremos compartir, compartimos las migajas, lo que nos sobra. ¡Eso no es compartir! Compartir es disfrutar con las demás lo que tenemos, es sentirnos hijos de Dios, es solidaridad, es compartir como comunidad o como ciudadanos de un mundo cada vez más desgajado.
Al leer el evangelio vemos como las personas se olvidan de comer por escuchar las Palabras de Jesús, muy lejos de lo que nosotros hacemos anteponer todo antes que su Palabra. Los apóstoles viendo que llega la hora de la cena se preocupan y le piden a Jesús que les diga que se marchen. Jesús hace todo lo contrario, les dice: «dadles vosotros de comer», qué cara pondrían los apóstoles ante esta petición de Jesús. ¿Qué cara ponemos nosotros? porque hoy nos dice lo mismo: «dadle vosotros de comer». Aquellas personas que estaban allí al ver que Jesús cogía aquellos panes y aquellos peces y empezó a trocearlos y repartirlos, debieron sentir remordimiento por no compartir lo que tenían y poco a poco cada uno fue y aportó lo que llevaba, ¡Menudo milagro! hacer que las personas compartamos lo que sólo queremos para nosotros. Ese es el signo «quitar el hambre»… y encima sobraron doce cestos.
En esta festividad del Corpus Christi pensemos que Jesús cambio la historia de la humanidad. No nos quedemos en la belleza de adorar al Señor que pasea por nuestras calles, sino en la esperanza de que el Pan vivo bajado del Cielo a nadie faltará, porque todos nos sentimos familia y compartiremos el pan.
¡¡¡Buena semana a todos!!!

dd2

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s