El indio correcaminos


En una tribu de indios vivía uno que era muy especial. Era un trotamundos, recorría todos los países y, cuando regresaba a casa, los demás indios lo recibían con alegría.
Se llamaba Correcaminos.
Siempre traía consigo un saco lleno de historias que iba recogiendo por todo el mundo. Nada más llegar se sentaban todos alrededor de la hoguera a escuchar sus relatos.
Un día les dijo que había una tierra que tenía un clima tan suave que podía decirse que siempre era primavera.
Y, en ocasiones, los árboles vestían colores dorados y rojos, se llamaba el Otoño.
Los otros indios no le creyeron porque nunca habían visto árboles de aquel color, no conocían el otoño. Solo tenían invierno, primavera y verano.                                                            -Debería traer un árbol de otoño.
Y de esta forma Correcaminos recorrió el mundo preguntando a la gente donde podía encontrar el otoño. Pero nadie le sabía contestar.
Pasaron muchos años, tantos que Correcaminos ya tenía el pelo blanco. Y caminando llegó a un lugar misterioso…
En una cueva encontró a un gigante que se presentó como el Señor del Frío.                         Éste le dijo: -Si de verdad quieres encontrar el otoño te va a costar la vida, ¿serás valiente?   -Correcaminos contestó que sí.                                                                                                         Siguió el camino que le indicó el Señor del Frío y se encontró cerca de su aldea, al lado de una roca donde nacía la fuente del otoño y probó su agua.Entonces notó que sus pies se
hundían en la tierra como si tuvieran raíces y que sus brazos y manos se estiraban llenándose e hojas rojas y doradas.
Una suave brisa perfumada llegó hasta el poblado, los indios al seguirla se quedaron fascinados por el árbol y comprendieron que Correcaminos por fin les había traído el otoño.

(Su nombre original es el Árbol del Otoño) Pero en el taller lo han contando con el nombre del epígrafe.

elindio correcaminos

 

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s