Reflexión al Evangelio según san Juan 20,1-9 -Domingo de Resurrección -ciclo C


El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos. Palabra del Señor

buenanoticia1

¡¡¡Cristo ha resucitado!!! Anoche en muchas parroquias, iglesias o comunidades se cantaba con alegría la Resurrección de Cristo.
¿Pero, creemos realmente en la Resurrección? Porque la fe en Cristo Resucitado, no es creer que un futuro estaremos con Él o que nos encontraremos con nuestros familiares y amigos en la otra vida. Creer en la Resurrección es algo más, es un camino personal a recorrer cada día de la mano de Jesús, es trabajar para que la utopía del Reino llegue y todos podamos vivir en la alegría de la paz.
La Resurrección no podemos encontrarla en una fe que no avanza, que está paralizada por normas y ritos, sino que hay que alimentarla a través de la escucha de la Palabra de Dios, del silencio, de la oración, construyendo cada día un entorno de amor, de justicia, de acogida de cercanía, dónde todos podamos vivir dignamente.
Cristo está vivo, ¡Si! pero lo matamos cada día construyendo barreras que oprimen y quitan libertad, cuando vendemos armas que quitan la vida a los que piensan distinto, cuando en nombre de Cristo queremos someter a nuestros hermanos, cuando . ..
Cristo está vivo, cuando en nuestros corazones anida el amor, la justicia, la paz, la libertad, cuando el evangelio es presencia en nuestra vida y dejamos que el Espíritu viva en nosotros, en nuestros hermanos, en la sociedad, en la humanidad.
Podemos afirmar: ¡Mi Dios está vivo!, porque vive en el interior de cada uno de nosotros cuando buscamos el bien común o cuando nos reunimos en su nombre.
La Resurrección de Cristo esperanza para toda la humanidad. ¡¡Feliz Pascua!!

Jes_s_ha_resucitado

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s