Reflexión evangelio S. Lucas 4,1-13 – 1º de Cuaresma – Ciclo C


En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo. Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre. Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan». Jesús le contestó: «Está escrito: “No sólo de pan vive el hombre”». Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: «Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo». Jesús le contestó: «Está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él sólo darás culto”». Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: «Si eres hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que cuiden de ti”, y también: “Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”». Jesús le contestó: «Está mandado: “No tentarás al Señor, tu Dios”». Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión. Palabra del Señor

buenanoticia1

San Lucas nos trae el evangelio de las tentaciones. En él vemos las distintas tentaciones a que es sometido Jesús y cómo las vence.
Lo primero que debemos hacer como cristianos es entender que es una tentación, cómo reconocerla y aprender a vencerla para seguir siendo fieles seguidores de Jesús de Nazaret.
El poder es apetecible para todos, pero nos aparta del camino hacía Dios, porque el poder busca el bien personal y no el colectivo. Cuando tenemos poder nos olvidamos del prójimo; por lo tanto, tengamos cuidado porque el poder calla nuestra conciencia ante las desigualdades e injusticias.
Los cristianos buscamos muchas veces el milagro fácil, lo grandioso, no caemos en la cuenta que Jesús huye en todo momento de la ostentación, de la gloria, porque encontrarse con Dios es encontrarse con la Misericordia, con el amor, la justicia, la esperanza y eso no es fácil, porque tenemos que renunciar a creencias erróneas y obsoletas. En nosotros está dejar que Dios se manifieste en nuestros actos, en nuestra forma de actuar, que sea reconocido por nuestra cercanía, nuestra acogida y nuestro amor misericordioso y generoso hacia nuestro prójimo y de forma especial hacia los más desfavorecidos.
La Cuaresma 2016 la comenzamos el pasado Miércoles con la imposición de la ceniza y el lema que hemos escogido este año jubilar es: Entrar en la tienda de la Misericordia, o sea entrar en los brazos amorosos de Dios a través de su Hijo Jesús, quien nos enseña a vivir en plenitud desde el amor y la coherencia.
Buena semana y ¡¡¡Feliz Cuaresma!!!

MISERICORDIA

Dibujo adaptado del original del blog: http://odresnuevos.es/

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s