Reflexión al evangelio según S. Lucas 1, 1-4, 4,14-21


Excelentísimo Teófilo: Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido. En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor». Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír». Palabra del Señor

buenanoticia

El evangelio de San Lucas esta semana nos acerca la misión de Jesús para que la conozcamos mejor.

Jesús, sabe bien que no es rey, no viene a gobernar y someter al pueblo, Él viene a liberar, a salvar porque esa es la voluntad de su Padre. Quiere en todo momento dar un mensaje de esperanza para toda la humanidad y de forma especial para aquellos hijos de Dios, hermanos nuestros que viven en la más humillante pobreza mientras que otros viven despilfarrando las riquezas.

Por ello, ser cristiano es un compromiso de amor que debe llevarnos a todos, pero de forma singular a los que nos llamamos cristianos a trabajar para erradicar la pobreza, la marginación, la falta de solidaridad, de justicia, de paz y de amor.

Cristo no desea una Iglesia perfecta, sino una Iglesia acogedora, amorosa, donde los más desfavorecidos tengan lugar preferente, porque la Buena Noticia es que todos somos Hijos de Dios y todos tenemos derecho a una vida digna.

Nuestro compromiso como Iglesia debe ser tender las manos a esos hermanos que carecen de lo más elemental: paz, trabajo, vivienda, pan, educación, justicia, ropa ect, para que puedan vivir dignamente.

Hoy celebramos el día de la Infancia Misionera que estos niños, hombres y mujeres del mañana sientan como el Espíritu de Dios alienta a toda la humanidad a construir un mundo mejor.

!!!Buena semana, vivan y sean felices!!!

Imagen-animada-Feliz-fin-de-semana-04

 

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .