Los siete bultos


Estaba un hombre sentado en un banco de la placita donde siempre acostumbraba a quedarse por algún tiempo.
Él se relajaba mirando a los árboles, al sol, y sintiendo el viento. Observaba a las palomas en búsqueda de alimentos, los ambulantes vendiendo baratijas, los pájaros haciendo nidos, los niños jugando, las campanas de la iglesia repicando, viejitos jugando a los dados y al dominó…
Súbitamente se vio rodeado por 7 bultos de rostros cubiertos, y uno de ellos le dijo:
– Nosotros somos moradores del futuro.
– ¿ Y qué me vienen a decir? – preguntó él, sintiéndose incómodo.
Así, uno a uno comenzó a decir:
1º – Yo soy una tormenta: un día podré llevar todo lo que posees.
2º – Yo soy el hambre: un día podré llegar y conocerás uno de los mayores dolores que sufre el mundo.
3º – Yo soy el desempleo: un día podré visitarte y no sabrás cómo sobrevivir.
4º – Yo soy un incendio: un día podré dejarte sin techo y sin abrigo.
5º – Yo soy la melancolía: un día podré alcanzarte y perderás las ganas de vivir.
6º – Yo soy la soledad: un día podré golpear tu puerta y no tendrás compañeros para oírte o para conversar.
7º – Yo soy la vejez: cuando yo llegue, estarás vacío, enfermo y sin metas.
De repente, como en un torbellino, los 7 bultos hablaban al mismo tiempo, atropelladamente. Poniéndose a respirar hondo el hombre al rato fue reaccionando y, como en un pase de magia, él pudo ver los rostros de los 7 bultos. El hombre, antes relajado y tranquilo, comenzó a temblar. ¡¡ Eran exactamente iguales a él !! — Con decisión, dijo:
– ¡ Paren ! Ustedes son ladrones de paz, son asaltantes de mentes distraídas. ¡¡ Ustedes son YO mismo !! Son mis pensamientos!! Ustedes no viven en el futuro, viven en mi cabeza, pero en ella soy YO quién manda…
Y prosiguió:
– Aquí aprendí con los árboles que la renovación es posible después de tener sus hojas caídas.
– Aquí aprendí con las palomas que siempre habrá más alimento que palomas hambrientas.
– Aquí aprendí con los vendedores ambulantes que el empleador no siempre es indispensable y que siempre habrá medios para sobrevivir.
– Aquí aprendí con los pájaros que, por cada nido derrumbado, nuevos nidos pueden ser construidos.
– Aquí aprendí con los niños que no es necesario ningún esfuerzo para ser feliz y querer vivir.
– Aquí aprendí con el sonar de las campanas que, por más solos que estemos, siempre habrá alguien para escucharnos.
– Y aquí aprendí con los viejitos, que es posible alcanzar las metas aunque sea venciendo en una apuesta de dados o en un juego de dominó.
Poco a poco aquellos 7 bultos fueron cambiando sus pesadas expresiones y, abriendo suaves sonrisas, dijeron:
1º – Yo soy la Prosperidad.
2º – Yo soy la Abundancia.
3º – Yo soy el Progreso.
4º – Yo soy la Seguridad.
5º – Yo soy la Alegría.
6º – Yo soy el Compañerismo.
7º – Yo soy la Certeza de que la Vida es Eterna.
Sintiendo que había dominado sus propios “fantasmas”, el hombre salió caminando suave y tranquilamente en dirección al Mañana…

Tu derrota se inicia, cuando tu esfuerzo termina

azucar

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .