Reflexión al evangelio de san Marcos (10,17-30), Domingo XXVIII – Ciclo B


En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?»
Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.»
Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño.»
Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego síguerne.»
A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!»
Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: «Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.»
Ellos se espantaron y comentaban: «Entonces, ¿quién puede salvarse?»
Jesús se les quedó mirando. y les dijo: «Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo.»
Pedro se puso a decirle: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»                                                                                                                Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna.» Palabra del Señor

que buena noticia

En el evangelio de hoy el evangelista nos da un toque para que no nos atemos a las cosas materiales si queremos disfrutar de la vida eterna-
Un joven se arroja a los pies de Jesús, no es un enfermo, no busca la curación, sólo busca aclarar su inquietud interior, encontrar la luz que necesita para poder vivir.
Es un joven rico, tiene de todo, pero le falta lo esencial tranquilidad.
Jesús le dice que cumpla los mandamientos, el joven contesta: «desde pequeño he cumplido los mandamientos».
Jesús lo mira con cariño, ve la inquietud de este hombre y le dice: «Vende todo lo que tienes y sígueme»
EL joven al oír esto se marcha apesadumbrado, él cumple los mandamientos, pero dejar su forma de vivir, sus riquezas son palabras mayores.
Eso es lo que nos pide Jesús cada día, no vivir apegados a las riquezas, a nuestro bienestar… Al leer el evangelio todos pensaremos igual que el joven cumplimos con los mandamientos, cumplimos cada domingo con la asistencia a la Eucaristía, pero nos falta lo principal «Amar a nuestro prójimo», compartir lo que somos y lo que tenemos.
Deberíamos como cristianos replantearnos ¿Somos capaces de renunciar a nuestro bienestar y compartirlo? ¿De qué nos sirve poseer todo si perdemos la alegría de seguir a Jesús?
¡¡¡Feliz semana a todos!!!

Buena_Semana

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .