Reflexión al evangelio de S. Juan 15, 1-8 – V de Pascua – Ciclo B


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pediréis lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos». Palabra del Señor

buenanoticia1

El evangelio hoy nos vuelve a traer una parábola escrita en términos agrícolas. La vid es Jesús, vida plena y verdadera y los sarmientos, nosotros, sus discípulos. El viñador, sin duda es nuestro Padre Dios, que cuida con amor exquisito la viña para que ésta dé frutos en abundancia.
Pero si los sarmientos, nosotros, no estamos unidos a la vid, Jesús, difícilmente podremos dar frutos. Para dar fruto nuestra vida debe tener en su centro a Cristo resucitado. Somos muchos los que nos reconocemos cristianos, ¿pero realmente lo somos? Porque para serlo tenemos que tener savia nueva para contagiar el amor a Cristo. Sino, somos simplemente sarmientos muertos que pasamos por la vida sin más.
Seguimos encontrándonos personas que no conocen el evangelio, se constata en la sociedad, en nuestras parroquias, cuando damos catequesis, e incluso en personas que cumple el rito dominical, pero que al final salen tal como han entrado. También se observa en la formación de los cristianos, lo decimos, porque lo vivimos en nuestra parroquia, ¿cuántos asistimos a la formación que tenemos dos jueves al mes? Se puede contar con los dedos de las dos manos, y siempre sobra algún dedo.
Para conocer a Jesús, su Palabra, tenemos que estar unidos a Él, conocer, vivir y trabajar por su proyecto. Proyecto que no es otro que el bien de toda la humanidad.
Nuestra fe deja mucho que desear. La Iglesia se va distanciando de los problemas que la sociedad hoy nos plantea, en lugar de implicarse y desde el Evangelio intentar dar respuesta, y así nos va.
Seamos sarmientos bien agarrados a la vid. Permanezcamos unidos a ella fuertemente para poder ser auténticos testimonios y así dar verdaderos frutos para el Viñador.
¡¡¡Tengamos buena semana y dejémonos cuidar por Dios!!!

19hqe

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s