Tristeza


Comparto está reflexión que Andrés hace después de un tema de Crecimiento personal que dimos en el taller.

Tristeza, que concepto más ridículo, es necesario plantearse si, realmente se puede considerar una determinada actitud ante la vida, de tristeza o alegría.

Cuántas veces, convertimos momentos simples de nuestra existencia, en episodios tristes o alegres, sí en definitiva, son meramente momentos circunstanciales de la misma.

Nos empeñamos en describir puntualmente y hasta con exactitud y fuerza espartana, lo que, sencillamente, sería una simple añoranza de unos momentos pasados -que no de vida- de esa misma existencia.

Con que ligereza, conectamos nuestra mente, nuestros pensamientos, para revivir con precisión algo que nos inquieta, que quizás, mejor dicho, posiblemente sea más fruto de esa “loca de la casa”, como decía Santa Teresa de Jesús, al referirse a la cabeza, que no de una reflexión serena de nuestros pensamientos.

La vida merece ser vivida y vivir la vida es, sentir la alegría del alma, entender, que, hasta esos momentos, en los que nos invade la tristeza, forman parte de la misma vida, que nos permite vivirla con fortaleza y, que esa fortaleza, nos conduce a entenderla y amarla y, cuando tú amas, no puedes sentirte triste.

Esto, al finalizar el día, cuando las tinieblas de la noche, parece que pueden acabar con la luz, de esa luminosidad que embarga ese día, no te obsesiones, párate un momento reflexiona, piensa… Ese día que acaba, que muere, que no volverá ¡lo has vivido!

Podrías sentarte un momento, podrías revivir cada instante, serias capaz de analizar su existencia.

Venga, anímate, pon en funcionamiento tu mente, quita la paja de tus pensamientos, escudriña en el fondo de tu alma, que ves, crees que mereció la pena desperdiciar un sólo instante para evocar la tristeza.

La tristeza, trae melancolía, desazón y, tú, no quieres vivir con esa tristeza, tú no quieres morir en la oscuridad de la noche, porque, eso es lo que trae la tristeza, la oscuridad de la vida.

Pero no, yo lo he vivido, he vivido cada instante de ese día, he paladeado la bondad, he disfrutado de la sonrisa, he vivido en armonía, con alegría, he convertido esos fugaces instante de torpe tristeza en evocadores momentos de alegría.

Quiero pues saber, que la tristeza, también puede servir para sentir en mi alma la luz del día, que refleja la alegría de la vida.

Andrés Limón Jiménez

tristeza-mas-musica-igual-a-alegria1

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s