Reflexión al evangelio de S. LUCAS 24, 35- 48 – III de Pascua – CIclo B


En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros». Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo». Dicho esto, les mostró las manos y pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo que comer?» Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse». Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto». Palabra del Señor

buenanoticia1

¡Paz a vosotros! A todos nos hace falta escuchar estas palabras de Cristo Resucitado.
El evangelista nos lo recuerda hoy, vivimos y celebramos cada domingo la Eucarístia, pero no estamos convencidos de que Cristo esté entre nosotros y más en estos tiempos donde la fe parece pasar de puntillas en muchas personas.
La fe en Jesús, resucitado y vivo, no nace por que sí, sino que va naciendo, creciendo, poco a poco en nosotros, muchas veces porque alguién nos lo presenta, otras por nuestras propias inquietudes. Jesús cada día va abriendo nuestra mente y corazón, se va haciendo presente entre nosotros, para que poco a poco seamos testimonio activo de su presencia en el mundo y podamos hablar desde nuestra experiencia personal en Cristo Resucitado.
Seguimos empeñados en buscar la fe en los Cristos que están en nuestros templos, Cristos de gran belleza estética y plástica, sin embargo en ellos no encontraremos la misericordia y el amor, sino que la encontraremos precisamente en las llagas de aquellos hermanos que sufren la marginación, la soledad, la falta de vivienda, el maltrato, la violencia y la falta de libertad. Esas son las llagas que hoy nos presenta Cristo Resucitado para acrecentar nuestra fe. La misericordia de Dios y su amor se hace presencia precisamente en ellos.
Esta es la mejor forma de ser testigos, de anunciar la Resurrección, de poder decir: «Cristo Vive»
¡¡Feliz semana!! Buena feria a todos

animacin34l

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .