Reflexión al evangelio de S. Marcos 1,40-45 – VI Tiempo Ordinario – Ciclo B


En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme». Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio». La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés». Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes. Palabra del Señor

buenanoticia1Hoy San Marcos nos vuelve a acercar a los excluidos de la sociedad, esos hermanos que por la enfermedad o por otras situaciones de la vida viven en la más angustiosa soledad. Jesús cuando ve que este hombre que padece lepra se le acerca y le pide la sanación, no se lo piensa dos veces. Jesús ve en él a un hijo de Dios desvalido, asustado y sólo.
¿Qué sentiría Jesús ante la petición de este hombre? Cualquiera de nosotros saldría corriendo, se alejaría. Jesús en cambio extiende su mano, lo toca y deja totalmente limpio a este hombre que ha sido condenado de antemano por la sociedad, civil y religiosa. Pero la misericordia de Dios es tan grande que se vale de su Hijo para acercarla a toda la humanidad, porque Él sólo quiere un mundo de amor, de justicia y paz.
En nombre de Dios nadie debe ser excluido, ni utilizar su nombre para imponer, avasallar o matar. Sólo quiere que vivamos desde el respeto y la comprensión.
Cuando leemos el evangelio, deberíamos hacer como hizo María: interiorizarlo, meditarlo y caer en la cuenta de que seguir a Jesús no es fácil, porque Jesús al sanar al enfermo también se convirtió en un excluido. ¿Estamos nosotros dispuestos a ser excluidos por acoger a los más desfavorecidos? ¿Es nuestra vida reflejo del evangelio ante la sociedad?
Jesús nos exige en la medida de nuestras posibilidades, mas la comodidad en la que estamos instalados hace que nos digamos cristianos, cuando en realidad dejamos mucho que desear.
¡¡¡Feliz semana y recordemos que en el corazón de Dios cabemos todos!!!

esprp1gifsbyorizasemana1

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s