Reflexión al evangelio de S. Marcos 1, 29-39 – V Tiempo Ordinario- Ciclo B


En aquel tiempo, al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca». Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido». Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios. Palabra de Dios

buenanoticia1
Jesús ya no vive con sus padres. Lleva la Palabra de Dios con el grupo que ha elegido para que le acompañe.
Pedro le dice que su suegra está enferma en la cama. Jesús va a su casa y hace que se levante para que se reincorpore a lo cotidiano. Con esto demuestra Jesús que está integrado en la vida de sus seguidores.
Esta forma de vivir de Jesús no es casualidad, el evangelista quiere que caigamos en la cuenta de la relación tan personal y profunda que hay entre Jesús y su Padre: la Oración. Una oración que es personal, que la vive desde el silencio interior y la cercanía con Dios. Jesús no sólo es un hombre de acción, sino que es un hombre también de oración, ambas van unidas. Jesús nos demuestra con su forma de vida que vive como cualquiera de nosotros, pero no se deja halagar, como tampoco le dan miedo las personas que piensan diferente porque tiene clara su misión y la lleva adelante. Cura a los enfermos, pero no lo miremos como a un mago, porque es la fe que Él tiene en Dios la que le da la fuerza para obrar en su nombre y sanar a quien lo necesita.
Como comunidad cristiana, en nuestra parroquia cada jueves de forma alterna, nos formanos y oramos porque hemos entendido la necesidad de tener más cercanía personal y comunitaria con Él, porque hablamos mucho sobre Él pero nuestra relación en muchas ocasiones deja mucho que desear. La acción sin oración está vacia para todo cristiano.
A todos nos toca reflexionar si queremos parecernos a Él en nuestra forma de evangelizar y orar, porque esta es la única forma de ser profetas creíbles en el mundo que vivimos.
¡¡Feliz semana, disfruten y sean felices!!!

feliz-semana-felizsemana4

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s