Reflexión al evangelio de S. Marcos, 1, 21-28 – IV del T. Ordinario – Ciclo B


En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaúm, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los letrados, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios». Jesús le increpó: «Cállate y sal de él». El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen. Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea. Palabra del Señor

buenanoticia1

En el evangelio de hoy observamos como Jesús no se deja condicionar, amedrantar por nadie, ni por nada. Él hace publicamente la sanación de una persona que necesita ser sanada de los demonios que la atan. Lo hace saltándose las leyes judias que tienen el sábado como día de descanso. Jesús sabe que el amor de Dios es un amor sanador, que devuelve al hombre su salud y dignidad. Él es diferente a los demás porque habla con la verdad, por ello, pone por encima de todo a la persona.
¿Seremos nosotros capaces de descubrir ese poder sanador que viene de Dios? ¿Tener la misma confianza en Dios que Jesús en todo momento tiene?
Debemos Estar abiertos como Jesús al sufrimiento de nuestros hermanos pero no para utilizarlos o pedir a cambio un seguimiento, sino simplemente por el hecho de que son hermanos nuestros e hijos de Dios.
La lucha contra los demonios también la tenemos hoy instalada en nosotros, en nuestra iglesia, en la política y en la sociedad en general; porque buscamos que Dios o los demás hagan lo que cada uno debe hacer.
Debemos buscar en todo momento vivir en libertad, dejando atrás la esclavitud, las ataduras que no nos ayudan a crecer. Dejemos que la Luz de Dios inunde cada rincón y es conseguiremos cuando conozcamos a Jesús, nos dejemos invadir por su amor y empezemos a vivir más acogedoramente y misericordiosamente. Esto nos llevará a colaborar para que nuestro mundo sea más generoso, equitativo y justo.
La Buena Noticia de Jesús no se publica en ningún diario, sino que se hace publica con nuestro comportamiento, nuestro testimonio de amor y generosidad.
¡Buena semana y que la luz de Dios inunde cada dia nuestra vida!

esprp1gifsbyorizasemana1

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s