Reflexión al evangelio de S. Juan 1,35-42 – II Tiempo Ordinario – Ciclo B


En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios». Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «¿Qué buscáis?» Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro): ¿dónde vives?» Él les dijo: «Venid y lo veréis». Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dijo: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo)». Y lo llevó a Jesús. Jesús se lo quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón el hijo de Juan, tú te llamarás Cefas (que significa Pedro)». Palabra del Señor

buenanoticia1Hoy el evangelista nos hace caer en la cuenta de quién es Jesús: «El Cordero de Dios», y aunque los discípulos le siguen no han comprendido bien su significado. Siguen a Jesús pero no saben el porqué, ni para qué, conforme vayan andando a su lado irán descubriendo quién es Jesús.
Jesús nos pregunta a nosotros hoy, lo mismo que les preguntó a ellos en aquel mometo: ¿Qué buscáis? ¿Qué esperáis de mí?… Buena pregunta. No deberíamos contestar rápido, sino meditar, interiorizar, comprender y después responder conscientemente.
Seguir a Jesús es aprender a vivir de otra forma, vivir al estilo como Él vivió, aunque los tiempos sean diferentes. Para vivir como Él lo hizo, sólo tenemos que conocerlo, y estar dispuestos a cambiar. En nuestra sociedad llevamos ya algún tempo donde vivimos sólo para nosotros, sin preocuparnos de los demás. Ahora, en estos tiempos de crisis, parece que está resurgiendo el mirar a los hermanos más débiles y marginados, pero eso no debería de pasar sólo en momentos de vacas flacas, sino siempre, porque los cristianos hoy nos diferenciamos poco de los que no lo son, y en muchas ocasiones dan más ejemplo los que se dicen ateos o agnósticos que nosotros mismos.
Debemos cambiar nuestra actitud, nuestro comportamiento. Enamorarnos de nuevo de Jesús para que, aquellos hermanos que aún no lo conocen, cuando nos pregunten ¿Quién es?, podamos responder desde una experiencia personal vivida desde el evangelio, y hacer que éste sea atractivo para nosotros y también para los demás. Esta será la única forma de reconocer al Mesias, el Hijo de Dios que es nuestro salvador.
¡¡¡Feliz semana, disfruten y contagien amor!!!

smghg3

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .