Reflexión al evangelio de S. Juan 1, 1- 18 – II Domingo de Navidad – CicloB


En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.
En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de Él y grita diciendo: “Este es de quien dije: el que viene detrás de mi pasa delante de mí, porque existía antes que yo”
Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia: porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: El Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
Palabra del Señor

buenanoticia1¡Feliz año nuevo a todos! ¡Volvemos a encontrarnos!
En el Evangelio de hoy, San Juan nos dice que a Dios nadie lo ha visto pero quiso acampar entre nosotros haciéndose hombre en su hijo Jesús.
Más antes fue Palabra, Palabra para disipar las tinieblas e iluminar el camino de todos los hombres.
El Dios de los cristianos no es un Dios callado, ni un Dios solitario, sino que quiere ser hombre que elige vivir como todos en familia, en comunidad. Dios siempre está presente en nuestra vida, pero los hombres no nos damos cuenta. Cuando caemos en crisis personal, religiosa o cualquier otra crisis, es cuando volvemos nuestros ojos a Él y nos damos cuenta de que siempre ha estado ahí, que jamás nos ha abandonado.
Viene a nosotros desde hace 2015 años y nos perdemos en vericuetos para no darnos de bruces con Él. Pero Dios es más listo que nosotros y Él nos ha escogido como sus hijos, por lo tanto al final terminamos acogiéndolo en nuestra vida, dejándolo entrar y dejándonos amar.
Hoy, primer domingo de Cáritas, recordemos que los hijos prefereridos de Dios y de Jesús su hijo, son los más desfavorecidos, los más humildes, los más sencillos, aquellos que dejamos de lado porque no pertenecen a nuestro círculo social, aquellos a los que marginamos a pesar de decirnos cristianos.
Acoger la Palabra, acoger a Dios, es acoger al hermano necesitado, amarlo y devolverle la diginidad que como persona tiene.
¡¡Feliz semana!! ¡¡Feliz domingo día del Señor!!

-feliz-semana-gifs-oriza-esp-semana2

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .