Reflexión al evangelio de S. Lucas 1, 26 38 – IV de Adviento – Ciclo B


En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz a un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel. Palabra del Señor

buenanoticia1«La Virgen sueña caminos está a la espera, la Virgen sabe que el Niño está muy cerca…» Con este trozo de estrofa quiero anunciaros que este domingo terminamos el Adviento.
Acercarnos a María es acercarnos a Jesús, acercarnos a la vida, al amor, es en definitiva acercarnos al Hijo de Dios que trae la salvación para toda la humanidad.
Jesús se hará presencia desde el mismo momento de su nacimiento entre los más débiles y sencillos. No nacerá en un palacio, ni en una gran casa. Nacerá en un pesebre rodeado de personas que anhelan un mensaje de esperanza, de animales que representan la obra de Dios, y lo más importante, nacerá rodeado de amor y calor.
Ahora nosotros estamos a la espera de ese renacimiento. Y digo renacimiento porque cada año Jesús renace una vez más entre nosotros haciéndonos recordar el porqué está entre nosotros. Él viene una vez más a recordarnos aquellas cosas que tan fácilmente olvidamos: amar al prójimo, ser caritativos, ser luchadores por la justicia, cumplidores de la pablara de Dios,… Esas pequeñas grandes cosas que, como dijo uno de nuestros santos, nos hacen ser buenos cristianos y honrados ciudadanos.
Así que estemos preparados, estemos alerta porque Él está, de nuevo, dispuesto a renacer y a hacernos participes de la esperanza de que aún no está todo perdido. Aún tenemos la oportunidad de hacer del mundo un sitio mejor donde se cumpla el mensaje del Amor a Dios y a los hermanos y hermanas con los que compartimos el mundo.

¡¡¡Feliz semana, feliz espera!!!

feliz_semana_030

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s