Reflexión al evangelio de S. JUAN 1, 6 8. 19 28 – III de Adviento -ciclo B


Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. Y este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?» El confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías». Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?» El dijo: «No lo soy». «¿Eres tú el profeta?» Respondió: «No». Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?» El contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: «Allanad el camino del Señor», como dijo el profeta Isaías». Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia». Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando. Palabra del Señor

buenanoticia1En el evangelio de esta semana, tercer domingo de Adviento, vemos como Juan Bautista va allanando el camino para que Jesús pueda transitar por él.
Anuncia en el rio Jordán que en medio de todos los presentes hay alguien a quien no conocemos, pero que está allí.
Esto, traído a nuestro tiempo, debería inquietarnos porque Jesús está en medio de nosotros, y nosotros aún no lo conocemos.
Vamos cada domingo a la Eucaristía, escuchamos la Palabra de Dios, recibimos su Cuerpo y su Sangre, pero como dice la canción: «Con vosotros está y no le conocéis…»
Y no le conocemos porque queremos ser los protagonistas de nuestras acciones. Porque hacemos las cosas para que nos vean y sobre todo para quedar bien en el ambiente en el que nos movemos.
Pero para conocer a Jesús sólo hace falta una cosa: «cumplir su palabra, actuar como Él actúo. Y la actuación de Jesús fue dar de comer al hambriento, agua al sediento, ropa al desnudo, libertad a todos los que vivían aislados, presos o esclavizados.
Tenemos muchas reuniones, mucha formación, pero nuestra práctica diaria deja mucho que desear. Necesitamos ser verdaderos testigos, verdadera luz, que clarifique el camino por donde se debe transitar para llegar a Dios. Como Juan Bautista debemos ser profetas, voz que grita y allana el camino para llegar al Padre, que es Misericordia infinita.
¡¡Tengan buena semana!!

Imagen-animada-Vela-de-navidad-48

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s