Reflexión al Evangelio de S. Mateo 25, 31-45 – Conmemoración de los Fieles difuntos – Ciclo A


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.” Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?” Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.” Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.” Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y Él entonces les responderá: «En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo» Palabra del Señor

 buenanoticia1

Dedicamos este domingo al recuerdo de nuestros seres queridos que han partido, y durante este mes llenaremos el campo santo de flores, lo visitaremos con más frecuencia, oiremos Eucaristía por ellos pero no podemos quedarnos sólo ahí.

La muerte es parte de la vida, es la condición última de nuestra realidad, y debemos aceptarla como tal. Además el cristiano debe recordar que la muerte es sólo un paso más para acercarnos a la fuente de la vida, para estar más cerca de Dios, para estar más cerca de su Hijo, que venció a la muerte, y nos ayuda a no temerla.

Nos sentimos tan llenos de vida que no caemos en la cuenta de que todo lo humano está llamado a morir. Este sentimiento nos hace buscar la felicidad, el disfrute, atesoramos cosas materiales, avasallamos al prójimo, nos arreglamos el cuerpo: quitamos arruga, rellenamos de silicona, hilos de oro y así vamos cambiando nuestra fisiología, creyendo que le ganamos terreno a la muerte y prolongamos la vida. Craso error. La muerte sea hace presencia cuando menos lo esperamos.

Pero esta es una visión física de la muerte. Cuando la muerte la contemplamos desde la óptica de la fe, una fe sincera, real y vivida, todo lo anterior no nos preocupará, porque la muerte es un volver nuestros pasos a los origenes, es recrearnos con nuestro Creador.

En muchos casos muerte y dolor van unidas, pero de ambos el cristiano saca lo positivo. Ante el dolor la cercanía de la familia es esencial, la ayuda de un personal cualificado y competente en cuanto a asistencia sanitaria dará confianza al enfermo, la fe le ayudará en este trayecto tan importante que está experimentando, tendrá momentos negativos, pero él siente que no es un estorbo, sabe que esta acompañado amorosamente en este trayecto. Para el cristiano la muerte es solo un paso más, no el último, porque a partir de ahora la resurrección que viviremos con Cristo nos llevará a vencerla. Como cada primer domingo de mes lo dedicamos a Caritas, seamos generosos con nuestros hermanos mas desfavorecidos.

Buena semana a todos

charca

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s