Transmitir la doctrina


Un distinguido Maestro de Zen, interrogado so­bre la esencia del Zen, no quiso dar respuesta. Obligado a hablar, dijo que no sabía lo que es el Zen y que es algo “inefable”… Pero al fin añadió: «una descripción de lo que es el Zen se diferencia del Zen real, como la descripción de lo que ocurre al meter los dedos en agua hirviendo y el hecho mismo de meterlos efectivamente en agua hirviendo». ¿Qué significa esta historia? Que no hay Zen, si no hay experiencia personal e inmediata. Y, sin embargo, sigue en pie la misión y tarea de difundir su doctrina.

La forma plausible o deseable de exponer esa doctrina depende siempre del nivel de conciencia de los que la reciben o a los que se destina.

(K. Dürckheim. El zen y nosotros)

maestro zen

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s