Amor o dependencia


Reflexionad unos instantes y decidme que es para vosotr@s:
El amor, el amor dependiente.

Las relaciones, deben ser un apoyo en nuestras vidas, un intercambio de felicidad entre familiares y amigos, donde el amor está presente. Tener relaciones es tener una buena base para crear, realizar y disfrutar de proyectos en común. Para ellos necesitamos la cooperación entre todos.
Si caemos en la cuenta, las relaciones deben estar basadas en el encuentro acogedor, en la confianza y el disfrute. Relaciones abiertas a la esperanza. Pero, si observamos el día a día, caeremos en la cuenta que las relaciones hoy se han convertido en sufrimiento y dolor; ocasionando estrés, ansiedad, agobio y todo esto hace que aparezca el miedo. Miedo a ser como somos, miedo para abrirnos a los demás y que no deja espacio a la creatividad, nos impide desarrollar y expresar todo el potencial que llevamos dentro.
El no querernos nosotros mismos, nos lleva a tener carencias afectivas, a tener una baja autoestima. Por ello, necesitamos, que otros nos mimen, nos aprecien, nos quieran y nos necesiten. Dependeremos de lo que digan, piensen o sientan los demás sobre nosotros.
Tenemos miedo a lo que digan de nosotros, tememos que nos digan o hagan algo que pueda dañarnos. Pero todo esto surge, porque emocionalmente y afectivamente dependemos de los demás.
Todo los anterior nos lleva a entrar en una dinámica, donde dejamos de ser y manifestarnos como somos, para complacer a los demás. El miedo es el que nos lleva a entrar en esta dinámica y hace que nos sintamos inseguros. Muchas veces rompemos la relación y nos metemos en otra de parecidas características.
Para lograr salir totalmente de este círculo, debemos cambiar nosotros, recordad “Cuando me ayudo, mi vida cambia” (P. González). Tenemos que reforzar nuestra autoestima, aprender a querernos, a respetarnos y sobre todo aprender a vivir sin dependencias. Las personas nos necesitamos para relacionarnos, para compartir vivencias y cariño. Para ello deberíamos aprender a ser flexibles, tolerantes, comprender al otro, empatizar con él, en una palabra convivir sin dejarnos avasallar, si ser sumisos o víctimas de una dependencia que nos hará vivir siempre alrededor del otro.
Cuando nos alejamos de la libertad, nos alejamos de la felicidad, del bienestar y dejamos paso al malestar.
Para no depender de los demás emocional y afectivamente, debemos fortalecer nuestro corazón, renunciando a nuestros egoísmos, a los rencores, haciéndolo limpio y fuerte.
Tenemos que aprender a sembrar en él, los valores de la paz, la serenidad, el amor, la libertad y la caridad.
Tenemos necesidad de amar y ser amados, pero esta necesidad nos lleva en muchas ocasiones a elegir un amor que no nos conviene, que nos anula y nos deja insatisfechos, dando paso al temor, al miedo. Nos olvidamos de que para amar es necesario estar desapegados. Porque el apego es la raíz del miedo y no olvidemos que “el amor y el miedo no pueden vivir juntos”.
Reflexiona sobre esto: “todo aquello que nos haga vivir apegados es una trampa para nuestra conciencia, para el yo, para el ser”.
Aprende a vivir sin apegos, sin dependencias, nos ayudará a ser más positivos, más cariñosos, más libres, más felices. Vivir desapegados en el exterior y también en el interior nos ayudará a ser creadores del aquí y ahora, de nuestro presente.
Cuando aprendemos a desapegarnos de nuestra mente, desaparecen los miedos, tendremos más energía y aprenderemos a amarnos de forma más pura, nos conoceremos mejor y podremos llegar a la iluminación.
La práctica de la meditación asidua nos ayudará a conocernos mejor, a estar en contacto con nosotros mismos, a ser luces que iluminan en diferentes direcciones.
Aprender lo que es el amor: el amor es independencia, el amor es incondicional, el amor fluye en libertad, el amor no se agarra, el amor es libertad.

El amor es la espera sin límites, es la entrega sin límites y es la disculpa sin límites, el amor no es egoísta, el amor no se irrita. El amor lo cree todo, lo aguanta todo, el amor es generoso, no tiene envidia, ni sabe contar, el amor no pide nada. (Corintios 13)

Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección. (Antoine de Saint-Exupery).

El amor que no está brotando continuamente, está muriendo continuamente. (K. Gibrán)

amor o dependencia

 

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s