Reflexión al evangelio de S. JUAN 20,19-31 – II de Pascua . Ciclo A


Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros». Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos». Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor». Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo». A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros». Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente». Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!» Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto». Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre. Palabra del Señor

buenanoticia

Abrirse a la nueva presencia de Jesús no es fácil, como no lo fue para los apóstoles que caminaban junto a Él.

No fue fácil para la Magdalena, ni para Tomás. Tampoco para nosotros, pero al igual que ellos tenemos que dar el salto, y para ello, sólo necesitamos la fe.

Pero para tener fe, debemos tener el encuentro personal con Jesús. Un encuentro transformador, que  nos haga ser servidores y testimonio ante la sociedad en la que vivimos.

La fe tiene que ser madura, serena. El fruto de la confianza que tenemos en Dios porque es la única forma en que se puede compartir y vivir en la comunidad.

Cuando vivimos la fe con entusiasmo se contagia, aunque cada persona tenga su ritmo para descubrirla; pero esto hace que una comunidad esté viva y la fe crezca individual y comunitariamente.

¡Dejémonos seducir por Jesús resucitado!

¡Tengan buena semana!

feliz_inicio_de_semana14312

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en ¡QUÉ BUENA NOTICIA! y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reflexión al evangelio de S. JUAN 20,19-31 – II de Pascua . Ciclo A

  1. jorge enrique otalora escobar dijo:

    exelente noticia para nosotros los que llevamos a cristo en nuestro corazón,para llenarnos verdaderamenten del espíritu de cristo

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s