El discípulo y la paz mental


Un discípulo zen protestaba porque no podía meditar. Sus pensamientos estaban en constante ebullición. Habló con el maestro para decirle que le era imposible meditar, sus pensamientos eran continuos y no había paz en su mente. El maestro le dijo que pasara de los pensamientos y que eso dependía sólo de él. Pero el discípulo no conseguía tener paz mental.
El maestro le dijo: «Coge una cuchara y mientras medita sostenla en tu mano. EL discípulo  cogió la cuchara y se sentó a meditar. Pasado un tiempo prudencial, el maestro le dijo: ¡suelta la cuchara! el discípulo así lo hizo y esta cayó al suelo. El maestro le preguntó: Dime quién agarraba a quién, ¿tú a la cuchara o la cuchara a ti?

cuchara

Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s