La fábula del zorro


Un zorro estaba siendo perseguido por unos cazadores cuando llegó hasta donde se encontraba un leñador y le suplicó que lo escondiera.

El hombre le aconsejó que se metiera en su cabaña.

Casi al momento llegaron los cazadores, y le preguntaron al leñador si había visto al zorro. El leñador les dijo que no, pero con su mano disimuladamente señalaba la cabaña donde se había escondido.
Los cazadores no comprendieron la señas de la mano y se confiaron únicamente en lo dicho con la palabra.
El zorro al verlos marcharse, salió sin decir nada. El leñador le reprochó que no le diera las gracias a pesar de haberlo salvado, a lo que el zorrito le respondió:

– Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo.

–No niegues con tus actos, lo que pregonas con tus palabras.–

zorro

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .