Reflexión al evangelio de S. LUCAS 19,1-10 – XXXI – T. Ordinario – ciclo C


En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más». Jesús le contestó: «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido». Palabra del Señor

buenanoticia

El evangelio hoy hace una mención especial al dinero y a los pobres. Jesús atravesaba la ciudad de Jericó, Zaqueo, un hombre rico, pero de baja estatura, quiere ver a Jesús, para ello se sube a  un sicomoro, árbol cuyas hojas  lo cubren y no deja que sea visto. Pero, Jesús lo ve y le dice «Zaqueo, baja, que necesito un lugar donde pasar la noche». A Jesús no le importa que sea rico, sólo ve un hombre al que puede salvar, un ser humano que aún no está perdido, para Él nadie está totalmente perdido.  Zaqueo le da una gran acogida, está contento porque Jesús se ha fijado en él.

Zaqueo  reconoce su pecado, se deja transformar por Jesús y devuelve el dinero a las personas  que antes se los quitó.

Reflexionemos:: ¿Cuántas veces quedamos seducidos por el dinero? ¿Cuántas veces es nuestra prioridad?.  Ponemos en él  la felicidad,  nuestros deseos de poseer y sobre todo de poder.

No caemos en la cuenta que el dinero nos hace esclavos, nos cierra las puertas a la salvación y nos aleja de los hermanos.  A partir de hoy, dejemos «que la salvación entre en nuestras casas, en nuestra vida».

¡Feliz semana! disfruten, amen y déjense querer por Dios.

fin-semana.gif

 

 

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reflexión al evangelio de S. LUCAS 19,1-10 – XXXI – T. Ordinario – ciclo C

  1. Catalina dijo:

    La reflexion del evangelio nos hace entender que lo mas importante no son las cosas materiales sino la salvacion eterna .

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .