Reflexión al evangelio S. Lucas 18,9-14 – XXX – T. Ordinario – CIclo C


En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de si mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: «Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo”. El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador”. Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido». Palabra del Señor

buenanoticia

Preciosa la parábola que nos presenta el evangelio hoy, ¿Cuántas veces nosotros nos creemos mejores que los demás, porque vamos cada domingo a la Eucaristía, pertenecemos a una  hermandad o movimiento…?

Pués el evangelio nos  zarandea, nos remueve la conciencia para decirnos que no somos mejores, somos igual de pecadores, igual de injustos  y encima  no reconocemos nuestros pecados, ni nuestras injusticias.

Tenemos que caer en la cuenta que nuestra fe, nuestra práctica religiosa no debe ser una rutina, una tradición, sino una fe vivida, testimoniada, un seguimiento de Jesús en nuestra vida cotidiana, sin juzgar y sin mirar por encima del hombro a los demás.

Leamos varias veces el evangelio, parémonos en el fariseo, en el  publicano, y seguro que descubriremos que en más de una ocasión nos parecemos al fariseo.   Los dos creen en Dios, pero su forma de orar es diferente. ¿Cómo es la nuestra?. Caigamos en la cuenta que nuestra oración debe ser de total confianza en la misericordia de Dios.  .

¡Oh, Dios, ten compasión de este pecador! esta frase del publicano nos confirma que  tenía la certeza de que Dios se compadecería de Él.

                    ¡Feliz semana, sonrían y sean felices!

fin-semana1_thumb.gif

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Reflexión al evangelio S. Lucas 18,9-14 – XXX – T. Ordinario – CIclo C

  1. Gracias queridos hermanos y a Dios x encontrar las reflexiones bíblicas diarias x q así aprender cada día más para compartir , con otros hermanos !!! Muuuchas bendiciones q El Espíritu Santo los siga iluminando !!!

    Me gusta

  2. Estela Bustamante dijo:

    Gracias por su reflexión de Lucas 9-14 me deja claro porque no entendía.

    Me gusta

Responder a El Taller de la Serenidad Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .