Reflexión al evangelio Lucas 12, 32-48. XIX T. Ordinario – Ciclo C


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino. Vended vuestros bienes y dad limosna; haceos talegas que no se echen a perder, y un tesoro inagotable en el cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón. Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un boquete. Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.» Pedro le preguntó: «Señor, ¿has dicho esa parábola por nosotros o por todos?» El Señor le respondió: «¿Quién es el administrador fiel y solícito a quien el amo ha puesto al frente de su servidumbre para que les reparta la ración a sus horas? Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose así. Os aseguro que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si el empleado piensa: «Mi amo tarda en llegar», y empieza a pegarles a los mozos y a las muchachas, a comer y beber y emborracharse, llegará el amo de ese criado el día y a la hora que menos lo espera y lo despedirá, condenándolo a la pena de los que no son fieles. El criado que sabe lo que su amo quiere y no está dispuesto a ponerlo por obra recibirá muchos azotes; el que no lo sabe, pero hace algo digno de castigo, recibirá pocos. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá.»

 
La buena noticia de Jesús

La buena noticia de Jesús

El evangelio de hoy viene muy bien siempre, pero de forma especial,  en estos tiempos que vivimos.

Seguir a Jesús nunca ha sido un camino de rosas, pero hoy, es más complicado ante el bombardeo constante de hábitos lúdicos y de que cada vez estamos más alejados, y,  según, nuestras necesidades nos acordamos de Él.

Para seguirlo lo único que necesitamos es la fe, antorcha que ilumina nuestro camino diario. En el tendremos momentos oscuros y otros que no lo estarán tanto.

Jesús,  nos anima a no tener miedo, Él siempre está ahí, seamos conscientes de ello o no.

Hoy no nos preocupamos por prepararnos para el día final, no me refiero al final del mundo, si no al nuestro,  porque todos somos finitos y no sabemos cuándo nos tocará.

Pero, si somos buenos cristianos debemos estar alertas, despiertos, vigilantes. No poner nuestro valor en el dinero, que aunque hace falta para poder vivir dignamente no es lo más importante, para nosotros lo más importante debe ser el seguimiento de Jesús, tener nuestros brazos abiertos, saber mirar y tener un corazón  acogedor.

Los medios de comunicación nos bombardean con los antivalores del Reino de Dios, apropiación indebida del dinero de todos,  explotación, mentiras y un sinfín de motivos que nos hacen caer en la desesperanza y  mirarnos sólo a nosotros mismos.  Eso para el cristiano es estar alejado, estar dormido, no estar preparado.

 El verdadero cristiano es aquel que trabaja por la paz, la justicia, el amor y la solidaridad.

Estos valores debemos tenerlo muy presente en la Iglesia, porque muchas veces hacemos de la Eucaristía un rito vacío carente de sentido y nos limitamos a un cumplimiento que tranquilice nuestra conciencia, pero que nada tiene ver con las exigencias del Evangelio.

Pidamos al Señor, fuerzas para estar despiertos, vigilantes, con nuestro corazón y nuestros brazos dispuestos a abrazar, acoger y dar amor.

Practiquemos la máxima de D. Bosco: “Sed buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

fin-semana.gif

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Reflexión al evangelio Lucas 12, 32-48. XIX T. Ordinario – Ciclo C

  1. Antonio dijo:

    La máxima de D. Bosco viene muy bien a este evangelio.

    Me gusta

  2. wilmer dijo:

    Bendito e’s el que meditation a esta iluminante palabra que jesus nos enseña y dice mis Pesqueños revañitos y El e’s el buen pastor y nunca olvida de nosotros Amen

    Me gusta

  3. Catalina dijo:

    .La interpretación del evangelio es amplia . Es cierto a veces se hace de la eucaristía un rito sin valor y solo se convierte en un acto por cumplir y no sentimos a quien recibimos . Tenemos tanto que pedir sobretodo que debemos estar preparados.

    Me gusta

    • Así es, la interpretación evangelica es amplia, aunque para la iglesia católica sólo vale la de los Padres de la Iglesia, yo que soy católica practicante, discrepo creo que todos podemos leer las escrituras e interpretarla.
      La eucaristía es el momento de compartir con la comunidad la fe que vivimos, por ello no debe ser un acto a cumplir, sino una vivencia de fe adulta y comunión con toda la humanidad. Un cordial saludo

      Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.