Virtud en nuestra conducta, equivocación en la de los demás


Si alguien tarda mucho en hacer algo, es que es lento. Pero cuando yo me tomo mi tiempo es que me gusta hacer las cosas bien pues soy consciente y reflexivo.

Cuando el prójimo no hace las cosas, es un flojo, un irresponsable y un vago. Cuando yo no las hago es porque no pude, tenía muchos problemas, estaba muy ocupado.

Cuando el prójimo toma la iniciativa y hace las cosas sin que se le digan, es un entrometido, busca llamar la atención. Cuando las hago yo sin que me digan, es que tengo iniciativa.

Cuando al prójimo no le gustan mis amigos, es que está lleno de prejuicios. Cuando a mí no me gustan los suyos, es que conozco bien a las personas y tengo buen juicio.

Cuando el prójimo mantiene con firmeza su opinión, es un terco y un dogmático. Cuando yo mantengo fuertemente la mía, es que tengo firmeza.

Cuando el prójimo se fija en pequeños detalles, es un maniático. Cuando yo me fijo en pequeños detalles, es que soy cuidadoso.

lluvía de estrellas

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.