La autoestima fuente de alegría


La autoestima la podríamos definir como la valoración que hacemos sobre las cualidades que tenemos y que están basadas en los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que vamos recogiendo a lo largo de nuestra vida.

Cuando actuamos o hacemos algo que nosotr@s creemos hacer de forma correcta, nuestro nivel de autoestima aumenta y cuando creemos que lo hemos hecho de forma incorrecta, nuestra autoestima baja. Esto nos indica que las personas no nacemos con conceptos fijos y estáticos, sino que a lo largo de nuestra vida los vamos formando y desarrollando según sea nuestro crecimiento personal y en función de nuestros rasgos de personalidad, necesidades psicológicas, educación familiar, amistades y entorno en el que nos movemos.

Según vamos creciendo, vamos desarrollando una serie de normas que nos ayudan a dar sentido a nuestra vida, al mundo y a todo lo que nos rodea. Esto nos lleva a clasificar lo que percibimos y observamos y lo llevamos a cabo de forma casi automática. Lo tenemos muy claro cuando nos acostumbramos a cosas concretas, como por ejemplo: tomamos té o café en el desayuno, detrás del almuerzo o en la merienda, enseguida lo asociamos con descanso y placer. A pesar de ello tenemos necesidades psicológicas que necesitamos cubrir para tener una salud óptima.

¿Cuáles son estas necesidades?:

Necesidades Psicológicas:

Necesidad de ser amad@s, de amar, de afecto, de ser aprobad@s y aceptad@s. Pero debemos caer en la cuenta que esto puede convertirse también en algo dañino, cuando necesitamos ser aprobad@s en todo, depender de la otra persona e incluso obsesionarnos hasta el punto de anular nuestra personalidad.

Tenemos necesidad de confiar en nosotr@s, sentirnos útiles, trabajar, pero siempre sin convertirnos en adict@s en hacer algo para tener nuestro tiempo totalmente ocupado.

Necesidad de crecer como personas, de encontrar sentido a lo que hacemos y querernos a nosotros mism@s.

Estas necesidades se cubren desde la infancia, por nuestros padres o educadores, pero cuando no se efectúa, podemos desarrollar trastornos psicológicos como ansiedad, depresión o cualquier otra patología psíquica.

Valoración de la autoestima:

Deberíamos caer en la cuenta de que muchas veces nos somos conscientes de lo poco que nos valoramos en algunos aspectos de nuestra vida o de nosotr@s mismos, para ello deberíamos reflexionar sobre diferentes áreas de nosotros y de nuestra vida.

1. Nuestro aspecto físico

2. Como nos relacionamos con los demás

3. Nuestra personalidad

4. Cómo nos ven los demás

5. Nuestro rendimiento académico y profesional

6. Como realizamos tareas cotidianas

7. Nuestro funcionamiento a nivel lúdico e intelectual.

Debemos tener presente que cuando tenemos la autoestima baja, nuestra percepción es negativa y nos cuesta trabajo ver algo positivo en lo que respecta a nosotr@s y nuestra forma de vivir.

Es de vital importancia que nos preguntemos: ¿a qué área de nuestra vida debemos prestar más atención? ¿Cuál es la parte de tu personalidad por la que te sientes más satisfech@ y agradecid@?

Bien visto todo lo anterior ¿Cuál creéis que es la mejor medicina para la salud? La felicidad.

Y la felicidad se obtiene siendo alegres, optimistas. Ser alegres, optimistas esta directamente relacionado con tener buena salud. Por ello, debemos tener una actitud positiva ante la vida, porque ello nos ayudará a prevenir enfermedades cardiovasculares, así como la depresión, el insomnio y otras muchas.

Cuando las personas somos menos felices, menos alegres, estamos mas predispuest@s a las enfermedades, porque nuestra autoestima esta baja de ánimos y dejamos que campen a sus anchas los pensamientos negativos. Para ello, caigamos en la cuenta de que tenemos que trabajarnos internamente para que la alegría, la felicidad y el optimismo afloren, no podemos esperar que aparezcan pos si solas.

Una forma de subir la autoestima es practicar deporte, porque este segrega serotonina y oxitocina que genera en nosotr@s felicidad y además sirve para compartir experiencias, sacar a flote la risa que tanto bien nos hace, soltar problemas, desahogarnos y todo ello ayuda a mantener una actitud positiva y alegre ante las adversidades de la vida. Aparte de ayudarnos a tener un cuerpo más ágil y una mente más despierta.

Actitudes que nos ayudan a elevar nuestra autoestima:

· Olvidemos lo que se debe ser. No nos dejemos engañar por las apariencias de cómo debemos ser. Centremosno en nuestro interior y en lo que queremos, descubriremos nuestro interior y el potencial que tenemos cada un@..

· No nos centremos en tener para ser. La vida no es una competición para estar siempre compitiendo para llegar antes, conseguir mas que los demás, sino que la vida es para vivirla, disfrutarla y ser feliz. Recordemos que mientras mas nos queramos, mas a gusto estemos con nosotros, menos cosas necesitaremos.

· Cultivemos la capacidad de disfrutar. Nos perdemos en mil vericuetos y nos olvidamos de disfrutar de los pequeños momentos que cada día pasan por nuestra vida.

· Busquemos la energía que mora en nuestro interior y saquémosla al exterior. Muchas veces nos encontramos mal anímicamente y no queremos mas que estar sol@s, no salir, dejando que esos pensamientos negativos que acuden a nuestra mente moren con tranquilidad. La apatía se hace presencia. Cambiemos rápidamente esos pensamientos por pensamientos positivos, al principio nos costará, pero poco a poco conseguiremos desecharlos y cambiaremos nuestra actitud, no te dejes vencer, tu objetivo y para lo que hemos sido cread@ es para ser feliz. Recordemos siempre esta máxima: ¿Rendirme? Lo siento, eso no va conmigo.

· No demos esperando recibir. La vida es compartir, darse, entregarse, colaboración, solidaridad, en definitiva amor sin condiciones. La satisfacción que se siente al dar sin ningún tipo de recompensa es única.

· Practiquemos la empatía. Empatizar es ponernos en el lugar del otro, aceptándol@ tal cual es, si lo hacemos con alegría comprenderemos mejor a la otra persona y tenderemos un puente difícil de caerse.

· Debemos ser asertiv@s. Asertividad es la capacidad de comunicarnos con los demás, podemos hacerlo de forma enfadada, alegremente, compartiendo nuestros sentimientos de aceptación, comprensión, perdón, confianza, respeto y practicando la empatía.

· No nos dejemos llevar por como nos ven los demás. Cuando prestamos atención a nuestro interior, nos conocemos y estamos content@s con nosotr@s, los juicios de los demás no nos afectaran. Es como si tuviéramos puesto un impermeable y el agua no nos calara.

· Conectemos con la naturaleza. Conectar con la naturaleza es importante, porque nos damos cuenta de todo tiene su función, que es un engranaje perfecto, te encuentras lugares de bullicio constante, así como lugares de quietud total. Es el mejor aprendizaje que podemos tener para nuestro día a día.

La asertividad tiene mucha importancia en la autoestima de la persona, porque según reaccionamos ante diferentes situaciones puede ser más o menos positiva.

Cuando respondemos de forma correcta antes adversidades cotidianas, es una asertividad que nos hace sentirnos bien, estamos fomentando la paz interior y también sembrando la paz a nuestro alrededor.

Saltamos a la más mínima situación que nosotr@s juzgamos como peligro aunque realmente no exista este peligro, esto hace que después nos sintamos mal anímicamente porque nos damos cuenta que hemos perdido la capacidad de haberlo de otra forma mas equilibrada.

También podemos responder de forma pasiva, ante cualquier situación que se nos presenta, pasamos como si no fuera con nosotr@s, esta respuesta es típica en personas con poca autoestima o que tienen miedo a la respuesta de la otra persona.

Tanto la respuesta agresiva como la pasiva generan en nosotros sentimientos que disminuyen nuestra autoestima, por todo ello, fomentemos en nosotros la respuesta asertiva, para que nuestra autoestima no se resienta.

Vuelvo a insistir en que trabajemos los pensamientos positivos y no los dejemos acampar en nuestra mente para que no destruya nuestro equilibrio y armonía.

lluvía de estrellas

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.