Reflexión al evangelio según san Mateo 2,1-12 Epifanía–Ciclo C


Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: «Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel»».
Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño, y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo». Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

buena-noticia

Queridos hermanos, hoy tan solo queremos compartir nuestros mayores deseos de paz, amor y felicidad con todos. Quizás nos pongamos un poco tristes porque nos faltan algunos seres queridos, pero la felicidad al final gana a la tristeza. Todos seguimos creyendo en los Reyes Magos aunque algunos ya estamos algo crecidos, y en estos días todos sin excepción esperamos que los regalos más importantes sean los regalos que nos ayudan a crecer, a jugar, aquellos que nos devuelven a la niñez y sobre todo nos llenan de ternura y amor.
Las tradiciones se pierden, y también a veces las ilusiones, hoy es un buen día para recordarlas y sacarlas a relucir. Hoy, en un acto simbólico, hemos repartido nuestros regalos como un día hicieron los Magos de Oriente a Jesús.
Podemos pensar al hacer nuestros regalos en el gesto que hacemos,  damos un poco de ilusión a la gente que nos rodea, recuperando características infantiles que quizás creíamos perdidas: la ingenuidad, los nervios, la inocencia, la ilusión de la espera… pequeñas cosas que nos hacen al volvernos como niños  y estar más cerca de Dios, que con fe total y capacidad de amar nos acoge a todos por igual.Habrá .muchos niños y personas mayores que quizás no reciban nada, a nosotros nos toca compartir con ellos a través de las distintas Ong y Cáritas para que se sientan queridos y disfruten de la misma alegría que nosotros viviremos.

¡Feliz día de Reyes!

29gdfkj[3]

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reflexión al evangelio según san Mateo 2,1-12 Epifanía–Ciclo C

  1. hemos de luchar porque las tradiciones no lo sean, sino hechos actuales, cosas vivas del presente. Feliz día a todos. Un abrazo: Joan Josep

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.