La Oración


Aquella tarde, la comunidad religiosa hacía, en su oratorio, una plegaria de intercesión.
Una tras otra, se escuchaban las oraciones de los religiosos: «Señor, te pido», «Señor, te pido», «Señor, te pido». También el Superior hacía su plegaria: «Señor, te pido…».
Por fin, todos callaron largamente. Hasta que de nuevo se dejó oír la voz del Superior: «Ahora, Señor, dinos en qué podemos ayudarte; te escuchamos en silencio».
Al cabo de un rato concluyó: «Gracias, Padre, porque quieres contar con nosotros». Y todos los religiosos respondieron al unísono: «Amén».

(La oración, como el amor, tiene dos tiempos: dar y recibir,  si falta uno de ellos, se muere.)

dar y recibir

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.