ADVIENTO 2012


Un año más llegamos a la fiesta de Adviento pero, desde hace unos años, vemos como va perdiendo su sentido religioso para convertirse en algo profano y lúdico; aunque para nosotros el Adviento debe seguir teniendo su sentido de preparación para la venida del Hijo de Dios y alimento para nuestro espíritu.
Adviento significa «espera» y esto parece difícil en un mundo cada vez más externalizado y donde la inmediatez es lo más usual. Por ello nos toca a los cristianos, de forma especial a los que vivimos y compartimos nuestra fe cada domingo, poner esperanza, amor, luz y ser testimonio del tiempo de la espera. Celebramos este año el «Año de la Fe». Pero ¿qué es la fe?  San Agustín decía que «Fe es creer en lo que no se ve; y la recompensa es ver lo que uno cree»
Durante un buen rato he estado reflexionando esta frase porque parece fácil pero no lo es. Creer en lo que no se ve es fácil, pero ver lo que uno cree no es tan fácil, porque en una sociedad cada vez más individualizada y tecnificada, hay que estar muy atentos para  «Ver», por eso he ilustrado los cuatro domingo con la barca que simboliza la Fe, por que cuando Cristo echo las redes en Galilea no pescó peces, sino hombres que escucharon la llamada  que les hizo, y ellos después de ese encuentro personal decidieron seguirlo para ser testigos de la luz que Él irradiaba. Creemos en Dios o en Jesucristo su Hijo, quizás por educación familiar o tradición, pero cuando es elección personal, que  vives y compartes con otros hermanos  entonces si es fácil ver lo que uno cree, porque estás más abierto, más despierto, para ver la recompensa, personas creyentes o no que trabajan para crear un mundo mejor para todos. Ahí está la  Fe, porque se está cumpliendo la máxima evangélica de «amar al prójimo y amar a Dios».
Nos toca a todos  los que hemos dicho Sí a su seguimiento después del encuentro personal, hacer brillar la Fe, poner Luz en la oscuridad, creer y ver lo que creemos. A través de nuestra experiencia, de nuestro testimonio, Cristo volverá a nacer en cada hogar, en cada rincón de la tierra, y el Adviento dejará de ser unos días de preparar luces y pensar el menú de Navidad para ser realmente lo que es: tiempo de preparación y espera, y la Navidad dejará de ser unos días de vacaciones y de intercambio de regalos, para volver a tener su sentido religioso y espiritual. Dios se hace niño para vivir entre nosotros.
¡Disfruta el tiempo de Adviento, no corras, deja que tu espíritu y tu cuerpo se preparen para dar acogida en tu interior, en tu vida,como hizo María, al Hijo de Dios!

AÑO DE LA FE

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Galería | Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .