Meditación: encontrarnos con nuestro guía interior


Como siempre buscamos un lugar tranquilo, donde nadie nos moleste, nos ponemos cómod@s, procuramos  que no nos  apriete ninguna  ropa.

También se hacer antes de acostarnos, no debemos preocuparnos si nos  dormimos.

Nos dejamos llevar, fluir,  poco a poco con la practica visualizaremos las imágenes con nitidez.

Ahora hacemos varias respiraciones diafragmáticas, suavemente, tomando contacto con nuestra respiración.

Caemos en la cuenta como respirando lentamente nos vamos relajando de forma lenta y profunda.

Ahora que nuestra respiración es relajada, es el momento de vaciar nuestros pulmones, volvemos a inspirar  por la nariz  y exhalamos por la boca con  fuerza, notaremos  cuerpo y mente totalmente relajados,   en paz y en sosiego.

Seguimos con la respiración lenta y profunda,  centramos la atención en la parte de superior de la cabeza, en la coronilla, poco a poco vamos bajando por todo el cuerpo, si hay alguna parte que aún no está relajada, pensamos en ella y  le envíamos el oxigeno necesaria para que se relaje, imagínemoslo, visualízemoslo.

Imaginamos o visualizamos como a través de la piel eliminamos toda molestia o dolor de esta zona.

Cada vez que respiremos la relajación será más profunda, pensamos en un lugar especial donde nos encontremos bien, calmad@s, tranquil@s…

Visualizamos cada rincón de esta imagen, o lo imagínamos, nos sentimos libres para crear nuestro tu rincón especial.

Cada vez estamos más sereno@s, nuestro cuerpo y  rostro reflejan la felicidad que sentimos.

Miramos a nuestro alrededor, alguien nos  espera para conversar, no tengamos miedo,  poco a poco se acerca, es nuestro guía, nuestro  consejero interior.

Lo saludamos y acogemos, escuchamos su nombre, es lo primero que acudirá a nuestra  mente.

Solo tenemos que escuchar, es nuestro ser interior y  esta alegre porque por fin nos hemos dado cuenta de que estaba ahí, prestemos atención, escuchemos, estamos hablando con nuestro interior, ese gran desconocido: la llave de la felicidad, del sosiego y la paz.

El ser interior sabe todo de nosotros, porque es nuestro  reflejo proyectado, nos dirá cosas que sabemos.  Ahora es el momento de hablar de aquellas cosas que nos preocupan, quizás nos diga que no es el momento, o que sí lo es, o  simplemente que esperemos…  espiramos vaciando nuestros  pulmones  y aspiramos llenándonos de oxigeno y cuando venga alguna frase a nuestra mente, esa es la respuesta, no nos  agobiemos.

Meditemos la pregunta y  la contestación que hemos recibido.

Preguntamos cuando espiramos y las respuestas llegan cuando inspiramos.

Nuestro guía sabe todo de nosotros, nos conoce, pero no siempre nos dirá lo que queremos oír, porque nuestro  guía nos protege, nos mostrara lo mejor para nosotros.

Cuando  terminemos de hablar, nos despediremos con un abrazo, con un adiós cordial o como  deseemos, pero tengamos  presente  siempre nuestro guía estará dispuesto a encontrarse con nosotros,  solo debemos estar dispuest@s a buscarlo.

Ahora nos céntramos de nuevo en la respiración, caemos en la cuenta de que estamos mejor, tenemos más energía…  soltamos el aire por la boca un par de veces con fuerza y cuando creamos conveniente salimos de esta meditación poco a poco, abriendo los ojos, moviendo las manos y pies…

A  partir de ahora sabemos que no estamos sol@s.

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en EL PLACER DE MEDITAR y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.