Vencer el nerviosismo ante una charla


Identifica las situaciones concretas que te dan miedo. Si lo piensas bien, no hay nada tan grave como para tener esa ansiedad.
Examina el riesgo real que hay en cada temor que te asalta. Imagina con detalle lo que puede pasar, sus consecuencias, cómo estarías días después.

Te darás cuenta de que una cosa es el miedo, y otra la realidad.
Utiliza el sentido del humor. Exagera lo malo que puede ocurrir, pero desde una óptica cómica. Te ayudará a aligerar la tensión y a sentirte mejor.

Por encima de todo, no huyas. Si buscas excusas para no enfrentar la situación, estarás creando un miedo mayor.
No intentes controlar tu nerviosismo porque sólo conseguirás aumentar tu ansiedad y facilitar que pierdas el control. Simplemente haz lo que tengas que hacer, y recuerda que cierto nivel de inquietud es necesario
y lógico.
Practica técnicas de respiración o relajación que te ayuden a llegar a la situación de la forma más idónea.
La mejor manera de controlar la situación y que todo salga bien es tener muy bien preparado el tema.
Asegúrate del buen funcionamiento de la tecnología, si la vas a utilizar, y si tienes la posibilidad, conoce días antes el espacio donde se
desarrollará tu charla.
Planifica la solución para afrontar posibles problemas. Lleva una “chuleta” por si te quedas en blanco, dispón de varios medios de presentación por si te falla alguno, etcétera.

En el momento de la exposición mira a la audiencia y fíjate en sus caras y detalles, es un modo de ir conociendo el entorno, antes de entrar respira hondo y di en voz baja “todo saldrá bien y, si no, sabré solucionarlo”.
Mantén el control postural del cuerpo, te ayudará a concentrarte en lo que tienes que hacer y a estar más presentable.
El humor, una sonrisa, siempre agradan a la audiencia y nos pueden sacar de más de un apuro.
Habla despacio y vocaliza. no pasa nada porque haya alguna que otra pausa de reorganización de lo tratado.
Utiliza un tono que no sea siempre igual, enfatiza con la voz los puntos más importantes.
Improvisa. según veas la reacción de la audiencia, puedes ir acortando o ahondando en ciertos temas, según el interés mostrado. Al principio te costará, pero si estás pendiente de las personas que te oyen y no de ti, te será más fácil.

Es muy posible que haya algún problema o error, no te preocupes, es algo normal. Sigue adelante y recuerda que se aprende de los fallos.

Recuerda: “La próxima vez irá mejor”.

 

orador

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en CON MI MOCHILA AL HOMBRO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .