El miedo


Un león que paseaba por la selva con un calor abrasador, sintió sed y busco un rio para beber.
Al acercarse al agua vio su rostro reflejado y pensó: «Debe ser el guardián de este rio», decidió retirarse para no enfurecerlo. Pero era tanta la sed que tuvo que volver. Rugió para asustar al otro y vio como el otro hacia lo mismo que él. Muerto de miedo decidió marcharse. La sed era insoportable así que decidió volver, y así lo hizo pero esta vez abrió sus fauces y movió la pata delantera con tono amenazador, pero comprobó que el otro león hacia lo mismo. Salió corriendo espantado y muerto de miedo. Llegó un momento que la sed era tanta que tenía que beber, se acercó y mientras más acercaba sus fauces al agua, más cerca estaba el otro león, a pesar del miedo, siguió. Cuando metió la cabeza en el agua, el otro león desapareció y él pudo beber.

leon

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.