EL PERDÓN NOS AYUDA A SANAR


Nos sentamos cómodamente, con los pies bien apoyados en el suelo, las manos encima de nuestros muslos, la posición debe ser relajante, con la columna recta, pero sin forzar.

Comenzamos a respirar suavemente, siempre por la nariz, sintiendo nuestros pulmones llenos de aíre y como este baja relajando todo nuestro cuerpo.

Conforme vamos respirando y espirando, vamos notando como nos invade la tranquilidad, la serenidad, la quietud, la paz…

Ahora ponemos nuestra mano izquierda sobre nuestro corazón, esto nos va a llevar a sentir un gran sentimiento de amor, sentimos el ritmo de nuestro corazón.

Vamos dejando el sentimiento de amor crezca y que poco a poco se vaya manifestando en nuestro corazón, nuestro corazón es el motor de nuestra vida.

Tu corazón debe ser limpio, luminoso, acogedor, lugar de amor y de templanza, donde brote como agua de manantial el amor más puro.

En el centro de nuestro cuerpo en la parte superior izqda. Tenemos el corazón llama encendida que nos da vida continuamente, presta atención al tic, tac, del corazón…

Ahora observa si sientes rencores, odios, si hay cosas que no te perdonas a ti misma@ o a los demás….

Música….

Ahora es el momento de perdonarte, de perdonar a los demás, de dejar atrás las cosas o negativas que haya en tu día a día

Imagina una situación en la que no te hayas perdonado, abrázate mentalmente y perdónate…. Ahora piensa en una persona a la que quieras enviar tu perdón, abrázala mentalmente y envíale tu perdón…

Ahora desde tu corazón sale un rayo de luz, un rayo que va lleno de amor, de paz, de equilibrio y que rodea todo tu ser, dándote el perdón que necesitas, el amor que te hace falta, ahora deja que ese rayo de luz vaya hacia esa persona o personas a las que tu quieres perdonar.

A partir de este momento, te sentirás agradecida a la vida, poco a poco iras recibiendo todo el amor, toda la energía positiva que tu cuerpo te va a ir recibiendo, también el agradecimiento de la persona o personas que has perdonado.

Con esta meditación vamos sanando nuestros odios, nuestros rencores, todo lo negativo que nos ha ido acompañando y dañando nuestro cuerpo.

También estamos sanando nuestra amistad con aquellas personas con las que en algún momento hemos tenido problemas, porque la energía que acabas de enviarle, poco a poco iras notando que entre ambos la convivencia va mejorando, habrá más felicidad, viviremos sin rencor, sin odio, nuestro amor se multiplicará, este envió de energías, produce una vibración muy positiva en nosotros y en los demás.

A partir de hoy intenta ser siempre luz, acogida, amor, felicidad, serenidad, paz y armonía.

Vuelve a poner tu mano izda. En el muslo, vuelve al ritmo de tu respiración, inspiras y espiras varias veces y cuando lo creas conveniente, abre tus ojos y vuelves al grupo. Pero no pierdas en ningún momento la serenidad que has conseguido en esta meditación.

meditacion

 


Anuncios

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en EL PLACER DE MEDITAR y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s