El mendigo ciego


Un mendigo ciego pedía sentado en una plaza con un cartel que decía: “Ayúdenme soy ciego” pero pocas personas le echaban una moneda.

Paso un ejecutivo reparo en él, cogió el cartel y escribió algo, y se fue. Ahora todo el que pasaba echaba monedas en el gorro que el ciego tenía delante.

Al atardecer volvió a pasar el ejecutivo, se acercó y vio que el gorro estaba casi rebosando de monedas.

Puso su mano en el hombro del ciego, este lo reconoció le dio las gracias y le pregunto que había puesto en el letrero:

-Sólo he cambiado el mensaje-

“Que bello día para disfrutar y yo no puedo verlo”.

CIEGO

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en SOLO UN MINUTO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .