Reflexión al evangelio de S. Marcos 11, 1-10–Domingo de Ramos 1 Abril 2012


 

PRIMERA PARTE – ENTRADA EN JERUSALEN – Cuando se aproximaban a Jerusalén, estando ya al pie del monte de los Olivos, cerca de Betfagé y de Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: «Vayan al pueblo que está enfrente y, al entrar, encontrarán un asno atado, que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo;
y si alguien les pregunta: «¿Qué están haciendo?», respondan: «El Señor lo necesita y lo va a devolver en seguida»».  Ellos fueron y encontraron un asno atado cerca de una puerta, en la calle, y lo desataron.  Algunos de los que estaban allí les preguntaron: «¿Qué hacen? ¿Por qué desatan ese asno?»
Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó.
Entonces le llevaron el asno, pusieron sus mantos sobre él y Jesús se montó.
Muchos extendían sus mantos sobre el camino; otros, lo cubrían con ramas que cortaban en el campo.
Los que iban delante y los que seguían a Jesús, gritaban:  «¡Hosana! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
¡Bendito sea el Reino que ya viene, el Reino de nuestro padre David! ¡Hosana en las alturas!».
Jesús llegó a Jerusalén y fue al Templo; y después de observarlo todo, como ya era tarde, salió con los Doce hacia Betania. PALABRA DEL SEÑOR

SEGUNDA PARTE – PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR -Marcos 14,1-15,47

 

buena-noticia

Jesús entra en Jerusalén, acompañémosle y reflexionemos.
¿Cómo hemos recorrido el camino de la Cuaresma? ¿Estamos preparados para acompañar a Jesús en su camino hacia la cruz­­­?
Su hora llega.
Aquellos que no entienden sus actos le ponen pruebas de las que él sale victorioso: la misericordia, el amor y el perdón son sus armas.
¿Estamos nosotros preparados para actuar como él?
La hora de Jesús es su pasión, que se cumplirá en su entrega total. Jesús no vivió para él, y al final se entregó a los demás. Toda su vida es entrega y amor.  Y este es también, o debe ser, nuestro camino.
Nuestra hora también llega, y esa hora deber ser la hora de nuestra entrega sin cálculos, de nuestro amor hasta el extremo, de la ternura a manos llenas, del perdón sin condiciones… ¿estamos preparados?
Llega el momento de dejar al pie de la cruz todo lo que hemos sido hasta ahora, y recoger el fruto de lo realizado, para resucitar con Jesús a una nueva vida en la que iremos mejorando y corrigiendo todo aquello que no hayamos hecho hasta ahora. Llega la hora en la que iremos junto a él hasta el Gólgota, nos dejará crucificarle, nos mirará a los ojos y nos dirá: «no os condeno, iros y no pequéis más. Resucitad conmigo».
Las procesiones son catequesis en la calle, disfrútenlas. ¡Feliz semana!

Sofista

29gdfkj

Acerca de El Taller de la Serenidad "Locus Serenitatis"

Aprendiz de todo y maestra de nada en constante evolución. Aprendo, practico y comparto. Conocerse a sí mismo es el mayor saber. Galileo Galilei
Esta entrada fue publicada en QUE BUENA NOTICIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reflexión al evangelio de S. Marcos 11, 1-10–Domingo de Ramos 1 Abril 2012

  1. no no nesesito una reflexion no otravaez el evangelio ¡¡¡¡¡¡¡ gracias!!!!!!!

    Me gusta

Muchas gracias por su aportación. Un cordial saludo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .